#Postremporadas 6: Bundt cake de limón con glaseado

Hola reposteros!

Bienvenidos un día más al blog! Continuamos con las Postremporadas del mes, que como ya sabéis, tienen al limón como protagonista. Además de ser una fruta que como ya os dije, me encanta, seguro que nos viene genial a todos teniendo el cuenta el tiempecito que estamos teniendo… Parece que, por fin, el invierno ha llegado! De hecho, os estoy escribiendo esta receta frente a la ventana, a través de la cual veo todo el paisaje… Nevadoooo!! Siii, hoy ha caído la primera nevada del invierno! Así que, este bundt de limón nos va a sentar de perlas y vamos a recargar a tope nuestros depósitos de vitamina C, para hacer frente a los catarros y las gripes que nos atacan por estas fechas.

Así pues, vamos allá con la receta!

Receta del Bundt Cake de Limón (receta basada en la de Martha Stewart)

Ingredientes para el bizcocho:

  • 250 ml de aceite de oliva
  • 450 g de azúcar blanco
  • 6 huevos M
  • 500 g de harina
  • Zumo de un limón y medio
  • Ralladura de un limon
  • 250 ml de nata para montar (un brick pequeño)

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 180 °C y engrasamos nuestro molde. Yo lo he tenido que hacer en un molde de bizcocho normal, porque todavía no tengo moldes especiales de bundt (iconito llorando desconsoladamente). Pero uno de mis regalos de estas navidades, seguro que son unos moldes de Nordic Ware… Ains, son tan rebonitos ellos, con todas sus formas variadas y los bizcochos quedan taaaan chulos! Mama y Papa, si estais leyendo esto, ¡tomad notaaa! Bueno, que me disperso, sigamos con la receta jejeje.

image

Mezclamos el zumo de limón con la nata. Reservamos. Y tamizamos la harina. Y reservamos de nuevo. Batimos bien el azúcar con el aceite y añadimos los huevos, uno a uno. Cuando esté homogéneo, incorporamos la mitad de la harina y la mitad de la nata, que va a estar muuy pastosa, llena de grumos y con un aspecto horrible! Tranquilos todos, que precisamente esa nata de pinta asquerosa va a ser la responsable de la jugosidad de este bundt!

Cuando esté bien mezclado, añadimos el resto de la harina, el resto de la nata y la ralladura de limón y batimos. Vertemos en el molde y horneamos 50-60 minutos o hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio.

Cuando esté frío, lo desmoldamos y lo colocamos en el plato en el que lo vayamos a servir. Vamos a preparar el glaseado.

Processed with VSCOcam with c1 preset

Ingredientes para el glaseado:

  • 150 g de azúcar glase
  •  Nata líquida para montar

Instrucciones:

Colocamos en un bol el azúcar. Y añadimos una par de cucharaditas de nata. Mezclamos. Añadimos un poco más de nata. Mezclamos. Y así sucesivamente hasta obtener una textura no muy líquida, algo pastosa, como de yogurt. Si se os queda demasiado líquida, añadid un poco más de azúcar y si está muy pastosa, algo más de nata. ¡Así de sencillo!

Vertemos el glaseado sobre nuestro bundt y… Tachan! Si ya tenía buena pinta… La de ahora es aún mejor! Parece mentira que con algo tan simple como un glaseado, el aspecto sea tan distinto, como de pastelería! Y si dejáis que el glaseado caiga por los bordes y forme churretes… Ya es la sensación del barrio!

Processed with VSCOcam with c1 preset

Y hasta aquí las Postremporadas de este mes, la próxima semana vuelvo con otra recetilla y pronto con los postres navideños! Espero que hagáis este bundt cake y que os guste mucho mucho mucho!

Muchisimos besos!

 

Anuncios

#Postremporadas 5: Lemon Bars

Hola reposteros!

Con esta receta doy paso a las Postremporadas de noviembre y el ingrediente elegido le podéis adivinar… El limón! Y es que no podía comenzar con las recetas navideñas (el próximo mes no tendréis Postremporadas, ya que todas las recetas serán de temática navideña, ¡lo estoy deseando!) sin hacer algún dulce con un ingrediente que me apasiona, como es este.

Los cítricos en general, me encantan. En invierno no hay día que no me coma un par de mandarinas o una naranja y todos los días para desayunar, no falla un zumito… Pero el limón, oh ¡el limón! Los que me conocéis sabéis lo muuuuucho que me gusta. Me encanta comerlo. Solo. En rodajas. ¡Está tan bueno! Cuando era más pequeña incluso me comía… ¡la cascara! Ahora mi “limontropia” no llega a tales extremos, así que estas recetas, sin perder el punto ácido y brillante del limón, tienen también su toquecito dulce, hasta a los que no os guste mucho el sabor ácido, os van a encantar.

image

Asi que, vamos allá con la primera de las recetas, estas Lemon Bars, o barritas de limón, jugosas a más no poder.

Receta para las Lemon Bars (basada en la de “The Novice Chef Blog”) para unas 20 barritas, dependiendo del tamaño.

Ingredientes para la base:

  • 140 g de harina
  • 40 g de azúcar blanco
  • 110 g de mantequilla fría en cubitos

Ingredientes para la crema de limón:

  • 3 huevos
  • 100 g de azúcar (podéis añadir un poco más si queréis contrarrestar el sabor ácido del limón)
  • Ralladura de un limón y medio
  • Zumo de dos/tres limones (dependiendo del tamaño del limón y lo ácido que os guste)
  • 30 g de harina
  • Azúcar para decorar

image

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 180 °C y untamos con un poco de aceite el molde en el que vayamos a hacer las barritas. Yo he usado un molde rectangular, de unos 15×25 cm. Podéis usar otro más pequeño si queréis que las barritas queden más gorditas. Mezclamos bien en un bol todos los ingredientes para la base, hasta que parezcan “migas” (esto ya os lo sabéis bien bien, que ya ha salido en otras recetas) y con ellas cubrimos el fondo de nuestro molde, apretando un poco, para que quede bien compacto. Lo llevamos al horno y dejamos que se haga durante unos 20 min. Cuando esté listo, lo sacamos del horno (bajamos la temperatura a 160 °C) y dejamos templar un poco. Mientras tanto, prepararemos la crema de limón.

Processed with VSCOcam with c1 preset

En un bol, mezclamos los huevos con el azúcar hasta blanquear (se vuelve de un color más clarito y nos indica que se ha mezclado bien). Añadimos entonces la ralladura de limón, el zumo y la harina. Removemos bien y vertemos sobre nuestra base, espolvoreando un poco de azúcar. Llevamos inmediatamente al horno y horneamos durante 20 minutos, hasta que pinchemos con un palillo y veamos que está firme. Sacamos y dejamos enfriar antes de meter al frigorífico, donde dejamos que se asiente bien durante al menos dos horas.

Una vez bien enfriadas, cortamos las barritas en porciones, a nuestro gusto. Tenéis que conservarlas en la nevera, hasta unos 5-6 días en un tupper para que no cojan olores, pero os aseguro que con lo ricas que están, no durarán más de un par de días!

image

Y hasta aquí está receta, vuelvo la semana que viene con otro súper postre de limón, que seguro que también os encantara! Y deseadme suerte, que… ¡Empieza realmente 2º de Bach! ¡Me esperan tres semanitas lleeeenas de exámenes! ¡Arrrrrrgggghhhh! ¡Estoy esperando como agua de…¿diciembre?, las Navidades!

Muchos besos (limonosos y estresados) a todos!

Muffins veganos de yogur, manzana y pistacho

Hola reposteroos!

Bienvenidos un día más al blog! La receta que os traigo hoy es sana sanota, sin huevo, ni leche, ni mantequilla, ni ningún otro producto animal (oye Clara, que en el título pone que lleva yogur, no mientas; estaréis diciendo… Pues si, pero es yogur de soja, ja ja ja!) así que si sois veganos o intolerantes al huevo o la lactosa, la podréis comer sin ningún problema! Además, después de la última receta (los donuts, increíblemente deliciosos, pero también tristemente algo calóricos), tocaba un postrecillo más light, ¡qué no quiero que engordéis por mi culpa! Y además de ser muy sana es muy pero que muuy rica, con un toquecito a canela que es… Mmmm, canelita en rama!!

image

Y tras el chiste fácil (que queréis que le haga, esto de tener exámenes me afecta, de hecho no se me ocurría ninguna idea para comenzar el post de hoy!) vamos con la receta, subida tan prontito a petición de mi amigo Victor, del club de los LPA locoos!

Receta para unos 10 muffins bieeen hermosos (basada en la receta de Alma Obregón)

Ingredientes:

  • 160 g de harina integral (podéis usar la normal, pero tienen un colorcillo más mono con la integral)
  • 2 cucharaditas de levadura química (la de Royal de toda la vida)
  • 90 mL de aceite de oliva
  • 140 g de azúcar moreno
  • Dos yogures de soja
  • Una manzana y media
  • Pistachos al gusto, reservad unos cuantos para decorar
  • Una cucharadita y media de canela
  • Media cucharadita de nuez moscada
image

Creo que las bolitas marrones son una especie de piñas, no os vayáis a pensar que he metido eso dentro de los muffins! De todos modos, no me hagáis mucho caso, los he dejado porque le daban un toquecito muy rústico jejeje!

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 180°, con calor arriba y abajo. Preparamos nuestra bandeja para magdalenas con 10 cápsulas (si no tenéis bandeja podéis hacerlo en las cápsulas directamente, pero quedan un poco más espachurrados hacia los lados) Tamizamos la harina con la levadura, la canela y la nuez moscada. El olor es… Ahhhh, sin duda es lo mejor de estos muffins, cuando les horneas se extiende un aroma por la cocina que es amor! En otro bol, mezclamos el aceite, el azúcar y los yogures hasta que se integre bien. Añadimos la harina poco a poco y batimos hasta obtener una mezcla homogénea. Finalmente, incorporamos los pistachos troceados y la manzana en trocitos. ¿Fácil no?

image

Con ayuda de dos cucharas o de una más grande para servir helados, echamos la masa a nuestras cápsulas, casi hasta arriba, espolvoreamos unos pistachos por encima y al horno durante 20-22 minutos. Para saber si están listos, podéis pincharlos con un palillo. Si sale limpio (es decir, que no está manchado de masa pegajosa), están en su punto. Eso sí, no abráis el horno antes de los 20 minutos, o si están un poco crudos harán pluuufff y se quedarán bajitos.

image

Los sacamos del horno y cuando la bandeja este un poco más fría, sacamos los muffins y les dejamos sobre una rejilla hasta que se enfríen por completo. Ahora podéis hacer dos cosas, zamparosles todos de una tacada (algo perfectamente comprensible, dado lo ricos que están y el hambre que os habrá entrado solo por la pinta que tienen), o controlar vuestro alma apetitiva (cuanto mal hacen los exámenes de filosofía un lunes, Platon me ha trastornado), contener el impulso y comerles poquito a poco. A mí cualquiera de las dos opciones me parece perfecta, aunque en mi caso me he decantado por la segunda, lo rico que me sabe a mí un muffin en pleno estudio de los fosfolipidos… ¡No lo sabe nadie!

image

Muchos besos a todos, y nos vemos la próxima semana con las nuevas Postremporadas! (Y perdón por la “publicidad engañosa” en Instagram, las Lemon Bars no iban a ser para esta semana, sino para la que viene!)

Donuuuts glaseados y de chocolate!

Hola reposteroos!

Empieza noviembre tras un necesario puente de cuatro días para mi y los demás estudiantes (algo bueno tenía que tener serlo jeje, ¡viva el día del docente!) y empieza también un mes duro para una servidora, se acercan todos los exámenes y… ¡Tengo miedo! ¡Segundo de Bach es horrible! Deseadme suerte, que la voy a necesitar… Pero bueno, al mal tiempo buena cara, y al mal mes de exámenes, nada mejor que unos donuts bien dulces y pegajosos, ¡que mi cerebro necesita azúcar para estudiar!

Asi pues, aquí vamos con la receta, que os va a saber a gloria tengáis o no exámenes, ¡que a nadie le amarga un dulce!

image

Receta de donuts (basada en la de Alma Obregón) para unas doce unidades

Ingredientes:

  • 85 mL de leche
  • 1 sobre de levadura seca de panadero (la encontraréis en la sección de levaduras y harinas en la mayoría de supermercados, ¡no vale la típica de los bizcochos o magdalenas!)
  • 60 g de azúcar blanco + una cucharada extra
  • 300 g de harina normal y 45 g de harina integral (si queréis podéis sustituir la integral por harina normal)
  • 110 g de mantequilla fría cortada en cubitos chiquitines
  • 2 huevos batidos

Instrucciones:

Calentamos la leche en el microondas para que se temple un poco y añadimos el sobre de levadura y la cucharada extra de azúcar. Removemos un poco y dejamos reposar para que la levadura comience a activarse, saldrán burbujas y tendrá un olor algo amargo, pero es normal, tranquilos.

image

Mientras tanto, mezclamos la harina (previamente tamizada), con la mantequilla, hasta que parezcan “migas”. Podéis hacerlo con un par de tenedores, pero yo lo hago a mano y me queda mucho mejor, ¡en esto de la cocina hay que mancharse un poco! Añadimos el azúcar, removemos e incorporamos la mezcla de leche y los huevos batidos. Mezclamos muuy bien, hasta que todo esté perfectamente integrado. Si os queda un poco pegajosa, podéis echar harina a la encimera y amasar hasta que no os quedéis pegados a la masa, pero sin pasaros, tiene que quedar bien elástica.

Cuando la masa este en su punto, la dejamos en un bol, la tapamos con un film y esperamos a que la levadura haga su trabajo y que la mezcla fermente durante una hora y media en un lugar a temperatura ambiente, ni muy caliente ni muy frío. Yo la suelo dejar cerca de un radiador y queda perfectamente.

image

Una vez que la masa ha fermentado y vemos que tiene aproximadamente el doble de tamaño que la inicial, la estiramos sobre una superficie enharinada hasta obtener una plancha de un dedo de grosor, más o menos, y damos forma a nuestros donuts. Yo tengo un molde con esta forma, lo encontraréis en la mayoría de tiendas de repostería, pero si no, podéis hacerlo con un vaso normal y otro más pequeñín, tamaño chupito, para hacer el redondel del medio. Y no se os ocurra tirar nada de masa, la estiráis de nuevo y hacéis más donuts.

Cuando estén listos, cubrimos con un paño y dejamos reposar unos 15 minutos. Pasado ese tiempo, preparamos una sartén con abundante aceite de oliva y freímos nuestros donuts. Como dije en la receta anterior, el fuego es un poco difícil de controlar, tiene que estar suficientemente fuerte para que los donuts no queden crudos, ¡pero que tampoco se chamusquen! Una vez fritos, los dejáis sobre un plato con un papel de cocina y… ¡Vamos con los glaseados!

Que postre hay más representativo de Estados Unidos que unos donuts bien cargados de glaseado, que hay más representativo de Estados Unidos que Hollywood, y que hay más representativo de Hollywood que películas tan míticas como las que salen en las fotografías! Sé que estos donuts no son comparables a un desayuno en Tiffany's pero... ¡Espero que os conforméis!

Que postre hay más representativo de Estados Unidos que unos donuts bien cargados de glaseado, que hay más representativo de Estados Unidos que Hollywood, y que hay más representativo de Hollywood que películas tan míticas como las que salen en las fotografías! Sé que estos donuts no son comparables a un desayuno en Tiffany’s pero… ¡Espero que os conforméis!

Ingredientes para los glaseados:

Para el glaseado tradicional

  • 200 g de azúcar glasé
  • El agua necesario

Para el de chocolate

  • 100 g de chocolate negro para postres (o con leche, según os guste la intensidad)
  • 20 g de chocolate blanco

Instrucciones:

El glaseado de chocolate es lo más fácil del mundo, solo tenéis que derretir bien el chocolate (al microondas o baño María) y cubrir con el los donuts. Con el chocolate blanco, haced unas líneas sobre el chocolate negro y vuestro postre tendrá aspecto de auténtica pastelería!

Y el glaseado normal es aún más fácil, tamizad el azúcar glasé y añadid el agua en cucharaditas hasta obtener una consistencia de yogur. Bañad con el los donuts… ¡Y listo!

image

Aunque pueda parecer una receta largisima y algo complicada por la fermentación, realmente es facilísima y en mi opinión tienen sabor a autentico donut, ¡y mucho más sanos! Así que, animaros a hacerlos, ¡qué vais a flipar con lo ricos que están!

Muchooos besos!