Bizcocho de chocolate extrafácil

¡Hola reposteros!

Al final he conseguido algo de tiempo para subiros una receta esta semana, pero por los pelos, porque estoy liadisima. Estoy con todos los exámenes (menos mal que solo quedan dos semanas y luego… ¡Fiesta!) y además el sábado me voy a Pamplona a presentar un trabajo para un concurso, creo que ya os lo comenté. Mi equipo se llama “Las Triosas” que muchos no tendréis ni idea de lo que significa. Es un tipo de glucido (azúcares vamos) y como es de medicina, pues nos viene al pelo ya que además somos tres (y ese azúcar tiene 3 carbonos jejeje) Ya os contaré que tal me sale, ¡ojalá pasemos a la final nacional!

image

Y me ha dado tiempo a subiros la receta porque el postre que os presento hoy es el que he hecho este mismo fin de semana. Un bizcocho de chocolate facilísimo y que además está de chuparse los dedos, el bizcocho perfecto para los que dicen que “la reposteria es muy difícil”. Así pues, ¡allá vamos!

Bizcocho de chocolate súper sencillo

Ingredientes (para un molde de 20cm)

  • 250 mL de leche
  • 250 mL de aceite de oliva
  • Una cucharadita de esencia de vainilla (si no tenéis no es imprescindible, pero le da un toque muy rico)
  • 4 huevos
  • 250 g de azúcar
  • 250 g de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (si no tenéis, podéis echar Cola Cao, pero quitando algo de azúcar, dejáis unos 225-200g)

image

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 180°C y engrasamos nuestro molde. Batimos el azúcar y los huevos durante unos 3 minutos, hasta que espumen. Añadimos la leche y el aceite y mezclamos bien. Agregamos la harina en tandas hasta obtener una masa homogénea. Incorporáramos finalmente la vainilla y el cacao. Vertemos en nuestro molde y horneamos 50-60 minutos. Para saber si está hecho, pinchamos con un palillo y si sale limpio (vamos, que no queda masa pegajosa en él) está listo.

image

Lo sacamos del horno y dejamos enfriar antes de desmoldar (el mío olía taaaan bien que no esperé a desmoldarle y casi me le cargo) y luego podemos decorar con unas gotas de chocolate, chispitas de chocolate también o daditos de caramelo. Es mejor añadir todo cuando el bizcocho está aún caliente, ya que se funden y queda de rechupete.

¡Esta semana no podéis decir que no os lo he puesto fácil! Esta chupado y queda taaan rico… Casi me dan ganas de hacer otro ahora mismo.

image

Asi que os dejo. Que el bizcocho me espera.

¡Muchos besos chocolateados!

Muffins de Oreo

¡Hola reposteros!

¿Qué tal el inicio de semana? ¿Os fue bien en San Valentín? Si probasteis a hacer la increíble Red Velvet, triunfasteis seguuuuro. Pero bueno, esta semana vamos con la receta que resultó ganadora de la “encuesta” por Instagram y Facebook. En función de vuestras votaciones, hoy publicaría estos muffins o unas barritas de mantequilla de cacahuete y chocolate, que os enseñaré en otro momento. Os aseguro que no os vais a arrepentir, porque estos muffins están de rechupete y además son súper fáciles. Espero que la semana que viene me de tiempo a colgar una recetilla, porque entre exámenes, trabajos y viajes varios (me voy a Pamplona a presentar un trabajo para un concurso, ¡deseadme suerte!) voy a andar algo liada. Si no puedo no os preocupes, que ya os compensaré la siguiente semana.

image

Pero bueno, vamos allá con la receta de hoy.

Receta de Muffins de Oreo (basada en la de Alma Obregón) para unos 10-12 muffins.

Ingredientes:

  • 200 g de harina
  • Cucharadita y media de levadura
  • 150 ml de aceite de oliva
  • 150 g de azúcar blanco
  • 2 huevos
  • 180 ml de leche
  • 2 cucharaditas de aroma de vainilla
  • 8 oreos en trocitos… O incluso más, ¡no os voy a juzgar!

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 180 grados y preparamos nuestras cápsulas en la bandeja para cupcakes. En este caso, yo he usado unas cápsulas de silicona individual es muy monas, de Ikea, así que no me ha hecho falta bandeja.

image

Tamizamos la harina con la levadura y en otro bol mezclamos todos los demás ingredientes salvo las galletas. Cuando la masa esté bien homogénea, añadimos los ingredientes líquidos a los secos hasta terminar con toda la masa. Incorporamos entonces las oreo y removemos. Repartimos la masa en las cápsulas, llenando casi hasta el borde y horneamos 25 minutos.

Pasado el tiempo, una vez que estén un poco fríos, depositamos los muffins sobre una rejilla, para que terminen de enfriarse de manera uniforme. Y luego nos les comemos todos. ¡Olé! A mí me encanta tomarles de desayuno, con un tazón de ColaCao y un zumo de naranja, ¡para empezar el día con energía!

image

Espero que terminéis bien la semana y ya sabéis, si queréis hacerla más llevadera… Un dulce ayuda, ¡y mucho! Y aquí, en Le Sucre Nuage, hay para todos los gustos.

Besos a todos

Red Velvet Cake para San Valentín

¡Hola reposteros!

Hoy os traigo otra tarta, (¡¿Otra?! ¿Tú qué quieres, que perdamos la línea o que?) Bueno, la próxima semana prometo otra receta más “ligera” o al menos más pequeña o en porciones para que vayáis de poco en poco y no os la comáis entera de un tirón. Pero es que no podía dejar pasar la oportunidad de San Valentín para enseñaros esta tarta tan cuqui, con su colorcito granate y su crema muy empalagosa… ¡Perfecta para cautivar a vuestro amor! Y si le añadís unas fresas, frambuesas y sprinkles (chispitas vamos) de corazones, como he hecho yo… ¡Éxito asegurado!

image

Pues bueno, vamos allá con la receta, que seguro que os estáis relamiendo.

Receta para una Red Velvet Cake (en un molde de 20cm) y para unas 10-12 porciones (basada en la de Alma Obregón)

Ingredientes:

  • 120 ml de aceite de oliva
  • 300 g de azúcar blanco
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (yo uso Valor)
  • 300 g de harina
  • 1 cucharadita de colorante en pasta rojo
  • 3 cucharaditas de aroma de vainilla
  • 250 ml (una taza normal) de leche
  • 2 cucharaditas de zumo de limón

image

Instrucciones:

Precalentamos el horno arriba y abajo a 180°C y engrasamos nuestros moldes. Mezclamos la leche con el limón, quedará con un aspecto grumoso, como de leche cortada, pero tranquilos que es lo que buscamos. Tamizamos por otra parte la harina con el cacao y batimos en otro bol los huevos, con el azúcar y el aceite. Una vez que esté bien homogéneo, añadímos en tandas la harina y la leche hasta terminar. Finalmente incorporamos la vainilla y el colorante, con el que va a quedar un color granate monísimo.

image

Horneamos 30 minutos. Dejamos que el bizcocho se temple y cuando esté más frío, desmoldamos. Mientras, prepararemos la crema de queso.

Ingredientes para la crema de queso:

  • 300 g de azúcar glas (ya os advierto que queda dulce, dulce… ¡Mmmm!)
  • 125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 150 g de queso crema light (para quitarnos el cargo de conciencia jeje)

Instrucciones:

Tamizamos el azúcar glas y mezclamos con la mantequilla con la batidora. Añadimos el queso y batimos hasta que la mezcla esté bien cremosa y blanquita. Vamos a montar la tarta.

image

Montaje:

Como mis moldes tienen unas cavidades para rellenarlas de la crema, yo no he cortado los bizcochos. Pero si os salen varios, con una lira cortáis por la mitad para poder rellenar de crema. Untamos bien de crema y tapamos con la otra tapa. Como veis a mí no me queda vista la crema por el borde, pero también queda bonita si se ve la franja blanca. Con la crema que sobra, untamos el piso superior de la tarta y como veis, yo he decorado con fresas, frambuesas y sprinkles de corazón y de piedrecitas rosas, muy apropiados para la ocasión.

image

¡Ya está lista! ¿Qué me decís? ¿Os gusta? Si la preparáis podéis subirla a vuestros twitters, instagrams (si preferís podéis mandarla por direct) o facebooks y así veo los resultados. ¡Me haría muchísima ilusión!

Que paséis un feliz San Valentín si tenéis novio, novia, marido o mujer y si no pues también. ¡Que eso no lo es todo en la vida!

image

¡Besos de Cupido jejeje!

 

Carrot Cake (o la mejor tarta del mundo mundial)

¡Hola reposteros!

¿Qué tal va la semana? La mía bastante bien. Lo cierto es que este mes está lleno de cosas divertidas que compensan un poco las laaaargas tardes de estudio. Carnavales, comidas varias y quizás un viaje a Pamplona para presentar un trabajo… Los días se me pasan mucho más rápido si sé que el fin de semana hay algo interesante que hacer, así que os animo a que vosotros también os pongáis vuestras pequeñas “metas” y seguro que la semana se os pasa volando… Por ejemplo, porque no os animáis a preparar este fin de semana esta Carrot Cake que os traigo hoy…

image

Esta no es cualquier tarta. Es LA TARTA, con mayúsculas. Es perfecta para un café con unas amigas, el postre tras una comida familiar o incluso un cumpleaños, porque siempre está la típica persona a la que las tartas de chocolate, de nata, de crema, muy dulces todas ellas, no le gustan, así que esta tarta es perfecta para ellos. Con un toque a canela, naranja, queso muy suave… Y la zanahoria prácticamente ni se nota. Además, ¿contará como verdura, no?

image

Dicen que una imagen vale más que mil palabras… Y yo creo que con esta foto ya os dan ganas de comérosla enterita ¿no? Además las de este post son en mi opinión de las mejores fotos que he hecho… ¿Qué os parece a vosotros?

 

Receta para una Carrot Cake en un molde de 20cm (unas 8-10 porciones)

Ingredientes para el bizcocho:

  • 2 tazas (200ml) de harina normal
  • 2 tazas y media de azúcar blanco
  • Media cucharadita de canela
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de jengibre
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • 4 huevos
  • 1 taza de aceite de oliva
  • 2 tazas de zanahoria rallada (yo use 4 zanahorias)
  • Un puñado de nueces bien picadas

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 150 grados y engrasamos nuestro molde (mejor que sea desmoldable). Mezclamos la harina con el azúcar, la canela, jengibre, nuez moscada, sal y levadura y reservamos. En otro bol batimos bien los huevos con el aceite y cuando esté bien integrado añadimos la zanahoria y las nueces. Removemos y añadimos poco a poco los ingredientes secos que teníamos reservados. Mezclamos y cuando esté homogéneo, horneamos a esa temperatura durante 1 hora y media aproximadamente.

image

Os contaré un truquillo para que el bizcocho quede más alto y no salga ese famoso “copete” que luego tenemos que quitar para que se igualen los pisos de la tarta. Es tan fácil como colocar alrededor de nuestro molde un trapo de cocina humedecido, sin que chorree. Tranquilos que no se va a quemar. El tiempo de cocción aumenta un poco, los tiempos que os he puesto yo son con el trapo puesto. Si no le quereis poner, el tiempo disminuirá. Para saber si el bizcocho está hecho, clavad un palillo y si sale limpio, estará listo. Vamos con la crema.

Ingredientes para la crema de queso:

  • Una tarrina (300 g) de queso crema light (tipo Philadelfia)
  • Media taza de azúcar blanco
  • Ralladura de naranja
  • Zumo de media naranja
  • Nueces al gusto

image

Instrucciones:

Batimos nuestro queso y el azúcar hasta integrar. Añadimos la ralladura de naranja y el zumo y mezclamos bien. Reservamos en el congelador hasta que montemos la tarta.

Montaje de la tarta:

Cuando el bizchoco se haya templado, lo desmoldamos. Cortamos con la ayuda de una lira o un cuchillo por la mitad, formando dos capas. Extendemos la mitad de la crema de queso sobre la primera capa y colocamos unas pocas nueces sobre ella. Cubrimos con la segunda capa y extendemos sobre ella la crema sobrante, no hace falta que quede muy perfecta, a mí me gusta con un toque más rústico. Esparcimos unas nueces sobre la crema y… ¡Voilà! Ya tenemos nuestra tarta lista.

image

Sinceramente, y no es porque la haya hecho yo, esta es de las mejores tartas que me comido. Incluso mi padre que no parecía muy convencido por la crema de queso, ha caído rendido ante los encantos de mi deliciosa Carrot Cake. Espero que la probéis y que os guste tanto como a mí, aunque sea un poco más laboriosa… Al final el esfuerzo tiene su recompensa, ¡ya lo veréis!

¡Muchísimos besos carrot-cakeros!