Hummingbird cake (versión bundt)

¡Hola reposteros!

¿Qué tal se está portando agosto? ¿Mucha fiesta? ¿Estáis de vacaciones?

Yo estoy un poco triste… Ya tengo la sensación de que el verano llega a su fin y no me hago a la idea de que, otra vez, en unos pocos meses, tendré que ponerme a estudiar. Sí, sí, ya se lo que estaréis pensando todos los que trabajáis: “¡No te quejes tanto y aprovecha! ¡Que la vida de estudiante es la mejor!” Como yo no he trabajado nunca, no puedo ni afirmarlo ni desmentirlo. Lo que si os diré es que, a parte de las 6 horas de clase por la mañana, por las tardes, sobre todo en épocas de estudio, de otras 6 horitas no nos libra nadie… ¡No todo es tan fácil como parece!

IMG_6075

Pero bueno, centrémonos en que aun me quedan unos días de descanso, que pienso aprovechar para dejar preparadas unas cuantas recetas (y que así no me pase como el año pasado, que no volví a actualizar hasta verano, jejeje…) Y el postre que os traigo hoy es perfecto para culminar el final del verano con un buen sabor de boca. Porque, ¿hay algo que recuerde más al verano que las frutas tropicales? La piña, el plátano, el coco… Mmmm, ¡riquísimo!

Receta del hummingbird bundt cake, en su versión más sencilla, ¡en forma de bizcocho!

IMG_6069

Ingredientes:

  • 220 g de harina de trigo
  • dos cucharaditas de levadura
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • una pizca de nuez moscada
  • 10 nueces troceadas
  • 50 g de coco rallado (lo venden en todos los supermercados)
  • 170 g de azúcar moreno
  • dos huevos M
  • 100 g de piña natural cortada en trozos (yo use una de Mercadona que ya viene cortada en rodajas, muy rica y fácil de comer)
  • 2 plátanos hechos pure
  • 1oo ml de aceite de oliva

Instrucciones:

Comenzamos precalentando el horno a 180ºC y engrasando nuestro molde. Este bizcocho suele ser la base para hacer una tarta, con capas alternas de crema de queso, pero como yo quería hacer algo más ligero y que podamos tomar para desayunar o merendar cualquier día, suprimí el queso y me quede con el bizcocho.

IMG_6064

Batimos los huevos con el azúcar y cuando esté bien mezclado, añadimos el aceite, la vainilla, la piña, el plátano hecho puré, el coco y las nueces. Removemos para obtener una masa uniforme. Añadimos ahora los ingredientes secos, (harina, levadura, canela y nuez moscada), previamente tamizados. Solo nos queda batir hasta que todo esté bien integrado y verter la masa en el molde. Introducimos en el horno unos 35-40 minutos. Como os digo siempre, para comprobar que el bizcocho está hecho, clavad un palillo y si sale limpio (solo hay unas migas pegadas), está listo.

IMG_6082

Esperad a que se enfrie antes de desmoldar u os pasará como me suele suceder a mi, que soy tan impaciente que no espero y termino por romper el bizcocho que ha quedado precioso. Recordad, ¡la paciencia es la madre de la ciencia! No sé si de la ciencia repostera, pero es importante en cualquier caso. Eso si, una vez desmoldado, ¡atacad y coméroslo como si no hubiera un mañana! Al fin y al cabo, lleva fruta. Tiene que contar como una de las cinco raciones diarias, ¿no?

Ya sabeis, probadlo y contadme en los comentarios. Nos vemos la semana que viene y hasta entonces… ¡Feliz verano!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s