Rosquillas fritas

¡Hola reposteros!

Madre mia… Se va acabando noviembre y con ello… ¡Se acercan los exámenes! ¡Horror!

En una semana estaré haciendo el final de bioestadística. ¡A ver si tengo suerte y me libro de este peñazo de asignatura de una vez! Pero bueno, es lo que toca. La dura vida del estudiante…

Pero los dias de estudio (y los de trabajo, para los que ya hayáis pasado esta etapa), se hacen sin duda más amenos con algo dulce. Y qué mejor que una rosquilla y una taza de café para mejorar una tarde oscura de otoño. Y la Navidad está también a la vuelta de la esquina, un plato de rosquillas son un estupendo desayuno de Año Nuevo… A estas alturas, seguro que estáis deseando saber como se preparan. ¿He oido un sí? ¡Pues vamos a ello!

IMG_5542

Receta de rosquillas fritas (adaptadas libremente de una receta de Karlos Arguiñano) para unas… ¿70, 80, 100 rosquillas? Sí, salen un montón de ellas. Sí, os aseguro que os comeréis todas. Y sí, duraran menos de una semana, os lo prometo.

Ingredientes:

  • 1 taza de leche (la típica del desayuno. Usad para todas las medidas la misma taza)
  • 1/2 taza de aceite de oliva
  • Una corteza de naranja
  • Un chorro (generoso o no, al gusto, de anís)
  • 1 taza de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 sobre de levadura
  • Harina (la que vaya admitiendo la masa. Ya os digo yo que admite. Y mucha)
  • Aceite de oliva para freír y azúcar con canela para terminar de decorar

IMG_4447

Instrucciones:

Comenzamos hirviendo la leche, con el aceite, el anís y la corteza de naranja, para que infusionen todos los ingredientes y el sabor quede bien impregnado. Retiramos del fuego una vez caliente y añadimos el azúcar. Dejamos templar.

Mientras, en un bol grande, colocamos 4 tazas de harina, junto con la levadura y en un plato aparte, batimos el huevo. Ahora, incorporamos la leche (retirando previamente la cascara de naranja) y el huevo al bol de harina y mezclamos bien para obtener una masa homogénea. Veréis que sigue siendo una mezcla pegajosa, por eso debemos incorporar más harina, hasta conseguir una masa que podamos moldear con las manos, sin que se nos pegue a los dedos.

IMG_8272

Este paso, ha sido, desde mi infancia, el causante de inmumerables luchas con mi hermana y mi madre. Todas queremos hacer rosquillas. Pero ninguna quiere ser la encargada de mezclar la indomable masa. Nuestra vida cambió el año pasado, cuando compramos la Thermomix, que nos prepara la masa en un instante. Por eso, os recomiendo, si no queréis acabar tirandoos de los pelos, que hagáis la masa con una batidora. O que le echéis ganas y os animéis a tirar de brazo. ¡Es mejor que cualquier maquina de gimnasio!

Una vez hemos dado forma a las rosquillas, toca freírlas en aceite bien caliente hasta que hayan adquirido su habitual tono dorado. Nada más sacarlas de la sartén y mientras aun están calientes, las depositamos sobre un plato con un papel de cocina, para eliminar el exceso de aceite y las rebozamos con la mezcla de azúcar y canela. ¡No os cortéis, ponedlas una buena capa!

IMG_0882

Os aseguro que están de vicio. Seréis incapaces de comer solo una… ¡Dejadme vuestra opinión en los comentarios y nos vemos muy pronto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s