Pan de hamburguesa

¡Hola reposteros!

¿Cómo va el veranito? ¿Os gusto la videoreceta de la semana pasada? Espero que sí, porque tengo alguna otra “en el horno” y lista para salir.

Pero hoy me apetecía hacer algo más versátil, que se pueda comer con dulce o con salado. ¿Y que hay más versátil que el pan? Encima, si se tratan de unos deliciosos bollitos para hamburguesa, con sus semillas por arriba, blanditos y esponjosos… ¿No se os hace la boca agua de pensar en las múltiples combinaciones para rellenarlos? Yo decidí preparar unas hamburguesitas de falafel. Para los que no lo sepáis, el falafel es una comida vegana, hecha a partir de garbanzo, verduras y distintas especias, lo que le da un sabor oriental muy característico. Ultimamente me estoy aficionando mucho a explorar este tipo de recetas, asi que es probable que pronto os sorprenda con alguna otra receta vegana o vegetariana, lo cual os vendría muy bien también a todos aquellos que seáis intolerantes al huevo o la lactosa, ya que las recetas veganas no pueden tener ningún componente animal.

IMG_1818

Dicho esto, ¡allá vamos con la receta!

Receta de pan de hamburguesa, para unos 12 bollitos (basada en la del libro “Postres y otras dulcerías”)

Ingredientes:

  • 200 ml de leche (si sois veganos, podeis usar leche vegetal de soja o arroz, por ejemplo)
  • 3,5 g de levadura seca (medio sobre)
  • 1 huevo (los veganos podéis usar puré de manzana o plátano)
  • 12 g de azúcar
  • Un pizca de sal
  • 20 ml de aceite de oliva
  • 450 g de harina de fuerza
  • Semillas de chia y sesamo tostado (podeis usar también semillas de amapola, pipas, lo que más os guste)

Instrucciones:

Comenzamos haciendo la masa. Para ello mezclamos la leche, la levadura, el huevo, el aceite y el azúcar en un cuenco. Yo use la thermomix para hacer la masa, así que lo puse directamente en el vaso del robot. Añadimos la harina y la sal y removemos hasta obtener una masa uniforme y no muy pegajosa (en la thermomix puse el modo amasado y espere hasta obtener la consistencia adecuada)

Dejamos reposar la masa un cuarto de hora y volvemos a amasar, hasta que casi no se pegue a nuestras manos. Colocamos en un cuenco pincelado con aceite y dejamos fermentar una hora cubierto con un paño, hasta que aumente de tamaño.

Pasado este tiempo, cortamos la masa en porciones. Mis trozos pesaban entre 70-80 g. Si queréis hacer panes más grandes, ya sabéis, simplemente es aumentar la cantidad de masa por cada porción. Hacemos pequeñas bolitas con las manos y las colocamos en una bandeja de horno forrada con papel de horno. Volvemos a dejar reposar una hora, de nuevo tapado con el paño. Cuando este a punto de terminar el tiempo de fermentación, precalentamos el horno a 180ºC, con calor arriba y abajo.

IMG_1829

¡Eso es el falafel! Hecho al horno parece carne, ¿a que si? 

Solo nos queda pincelar los bollitos con un poco de leche (agua los veganos) y esparcir unas semillas por encima. Horneamos 20 minutos y luego dejamos enfriar los panecillos en una rejilla.

Ahora toca pensar de que rellenamos los panes… Y como os he dicho, yo decidí preparar algo sano: hamburguesas de falafel. Lo acompañé con lechuga y cebolleta de mi huerta, pepinillos, queso y ketchup, para darle el toque tradicional. Estaban deliciosas y más ligeras que una hamburguesa de carne normal. Sé que este es un blog de postres pero, ¿os gustaría saber cómo preparé el falafel? Si es así, dejádmelo en los comentarios.

IMG_1836

¡Hasta la semana que viene! ¡Disfrutad del veranooo!

 

 

Focaccia de tomate, tortilla y aceitunas

¡Hola reposteros!

Parece mentira, pero ya ha pasado la mitad de agosto… ¡Qué rápido se va acabando el verano! Pero bueno, seamos positivos, estamos en el momento cumbre del mes, con todas las fiestas de los pueblos y los días más cálidos. Hay que aprovechar al máximo lo que nos queda de descanso…

La receta que os traigo hoy es un poco especial, porque no, no es un postre. Es un pan salado. ¡Hay que variar un poco el recetario! Se trata de una focaccia, un bollo típicamente italiano, como deduciréis por su nombre. Seguro que más de una vez habéis ido a un restaurante italiano y os han servido un pan cortado en rebanadas largas y con distintos acompañamientos: tomate, aceitunas, cebolla…

image

Si alguna vez os habéis quedado con las ganas de hacerle… ¡Aqui tenéis la receta!

Receta de focaccia (basada en la del libro Postres y otras dulcerías)

Ingredientes:

  • 300 g de harina normal
  • 100 g de harina integral
  • 4 g de levadura seca
  • 300 ml de agua
  • Un tomate
  • Aceitunas al gusto
  • Trocitos de tortilla
  • Aceite, perejil, orégano y albahaca

image

Instrucciones:

Mezclamos los dos tipos de harina y la sal y reservamos. En un bol colocamos la levadura y el agua y removemos. Añadimos ahora este agua a la mezcla de harina y mezclamos hasta obtener una masa homogénea, será pegajosa, pero tranquilos que poco a poco la masa se hará más trabajable. Para ello, la dejaremos reposar primero 15 minutos en un bol engrasado con aceite, transcurrido el tiempo engrasamos nuestra mano y hacemos unos pliegues en la masa y volvemos a dejar reposar, esta vez unos 7 minutos. Repetimos este paso 3 veces y finalmente dejamos fermentar la masa unos 45 minutos.

Vamos a pasar a dar forma a nuestra focaccia. Colocamos papel de horno sobre una bandeja de horno y ponemos la masa sobre este. Vamos dando forma con los dedos hasta que la focaccia tenga una forma ovalada y un grosor de unos 2 cm. Solo nos queda colocar los ingredientes de acompañamiento por encima, en mi caso el tomate, aceitunas, tortilla… Podéis usar también cebolla, ajo, queso… Lo que más os guste. Para rematar la presentación, mezclamos tres cucharadas de aceite con perejil, orégano y albahaca, que esparcimos por encima con ayuda de un pincel.

image

Horneamos a 200 grados durante unos 20 minutos, hasta que esté dorada por encima y al pinchar con un palillo, este salga limpio. Vereis que olorcillo se extiende por la cocina mientras está en el horno… Es una maravilla.

Como siempre os digo, espero que la probeis, os va a encantar. ¡Disfrutad del veranito y nos vemos la semana que viene!

 

Bollitos con pepitas de chocolate

¡Hola reposteros!

¿Cómo va julio? Aqui en Burgos, hace bastante calor (bueno, bastante para lo que estamos acostumbrados…) En otros sitios esta temperatura será más bien fresca, pero para mí que haga 32 grados, ¡es como estar en un horno!

Pero bueno, esto se soluciona con una bebida bien fresquita y un helado. Y entonces, ¿por qué hoy nos enseñas a preparar bollos?, os estaréis preguntando. Pues bien, no pude resistirme a hacer esta receta en cuanto la vi. Es una adaptación del libro “Postres y otras dulcerías”, que me regalaron mis amigas por mi dieciocho cumpleaños (como me conocéis jejeje) y me recordó un montón a unos bollitos que comía yo cuando era pequeña.

image

Mojados en leche fría, son una magnífica merienda. Espero que os gusten, allá vamos con la receta:

Receta de bollitos con pepitas de chocolate (basada en la del libro de Pamela Rodriguez)

Ingredientes:

  • 100 ml de leche
  • 40 ml de nata de montar
  • Zumo de medio limon
  • 20 g de miel
  • 30 g de azúcar
  • 220 g de harina de fuerza
  • 4 g de levadura seca de panaderia
  • Un chorrito de aceite de oliva
  • Pepitas de chocolate al gusto
  • 1 huevo batido

image

Instrucciones:

Comenzamos mezclando la leche con la nata y el zumo de limón, dejamos reposar unos minutos. Incorporamos la miel y el azúcar y removemos. Añadimos la levadura y la harina poco a poco, hasta obtener una masa homogénea.

Amasamos un poco con las manos en el mismo bol y añadimos el chorrito de aceite. Continuamos con el amasado hasta que la masa sea manejable y elástica. La dejamos reposar en un bol tapado con film durante dos horas.

image

Una vez pasado el tiempo, colocamos la masa sobre una superficie enharinada. Dividimos la masa en seis porciones y las damos forma de bolita. Colocamos las pepitas de chocolate por encima, ponemos sobre una bandeja de horno forrada con papel de horno y pintamos con el huevo batido.

Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo y horneamos 15 minutos. Cuando estén listos, dejamos templar y colocamos sobre una rejilla.

image

¡Y ya está! Unos bollitos deliciosos para desayunar o merendar y a los niños les van a encantar. Si tenéis un poco de tiempo y estais de vacaciones, atreveros con esta receta, no os va a decepcionar.

Disfrutad del calorcito, ¡muchos besos!

Postremporadas: Scones de fresa

¡Hola reposteros!

¿Cómo va el inicio de semana? Yo ya liada con los exámenes, por eso la semana que viene no podré subiros receta… ¡Lo siento! Este trimestre está siendo bastante agotador y con prisas constantes, menos mal que ya queda poco…

Pero antes de mi ausencia temporal quería dejaros esta receta para concluir con las Postremporadas del mes, unos ricos scones de fresa, que son como unos bollitos de pan, perfectos para mojar con la leche (o el té, que para eso son ingleses)

image

Asi pues, vamos allá con la receta de la semana.

Receta de scones de fresa (para unos 16-18 bollitos)

Ingredientes:

  • 45 g de azúcar moreno
  • 1 huevo más otro batido para pincelar
  • 12 g de levadura química
  • 350 g de harina (en principio, pero puede que necesitéis más)
  • 65 g de mantequilla cortada en cubitos
  • 65 ml de leche de almendras (le da un toque muy rico, pero podéis usar leche normal)
  • Una cucharadita de aroma de vainilla
  • Fresas cortadas al gusto

image

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 200 grados, con calor arriba y abajo. Mezclamos bien la harina con la levadura y la mantequilla, hasta obtener una especie de “migas”. Incorporamos las fresas y mezclamos. En otro bol, mezclamos la leche, con el azúcar, el huevo y la vainilla.

Incorporamos la mezcla liquida a los ingredientes secos y batimos bien, hasta conseguir una masa manejable, vamos, que no se nos pegue mucho a las manos. Tiene que estar elástica y no muy seca, pero que sea consistente. Sabéis cuando está lista porque podéis amasarla con un rodillo (hasta que tenga unos 3 cm de grosor) sobre una superficie enharinada y la podéis cortar en forma de círculo fácilmente. Yo he usado la medida de un vaso normal, pero depende de cómo os gusten de grandes los bollitos.

image

Pasamos los scones a una bandeja de horno forrada con papel de horno y pincelamos bien con el huevo batido. Añadimos unas pocas fresas más por encima y horneamos 12 minutos, hasta que veamos que están un poco doraditos.

Cuando estén fríos, les añadimos un poco de glaseado por encima. Ya sabéis, tan solo lleva leche y azúcar glas. Yo echo 4 cucharadas de azúcar y añado media de leche. Tiene que tener consistencia de yogur. Lo vertemos por encima y dejamos secar.

Processed with VSCO with g3 preset

Los alhelíes de mi jardín 🙂 

¡Y listo! No es tan difícil, ¿verdad? Os aseguro que están riquísimos y para desayunar son geniales. Espero que estas Postremporadas os hayan gustado y que disfrutéis de una de las frutas más ricas de todas.

¡Besos a todos!

 

Torrijas

¡Hola reposteros!

¿Cómo va el principio de semana? Yo estoy muy feliz sin instituto, aunque para mi desgracia no me libro de estudiar…

Sin muchos preámbulos, ya que hubo entrada hace poquito, paso a enseñaros este postre, suuuuper facil de hacer y con la receta infalible de mi abuela Concha, la mejor cocinera a este lado del Duero (ahora sale un plano de mi abuela, cuchara en mano, cuál pistolera de película del oeste jejeje)

image

Receta para las torrijas INFALIBLES de mi Abu (os van a encantar SI o SI)

Ingredientes (para unas 20 torrijas)

  • Una barra de pan del día anterior
  • Un huevo
  • Leche (la que se necesite)
  • Canela en polvo
  • Azucar blanco
  • Aceite de Oliva

image

Instrucciones:

Tan solo tenemos que cortar la barra en rebanadas de un centímetro aproximadamente. Empapamos en leche hasta que estén bien jugosas. Batimos el huevo y metemos en él las rebanadas (igual que cuando se empanan los filetes). Freímos en aceite bien caliente hasta que estén doradas. Justo al sacarlas, rebozamos con azúcar y canela y… ¡Listo!

Creo que esta es la receta más corta de toda la historia del blog, pero os aseguro que vais a flipar con estas torrijas, son una maravilla. Si queréis podéis contribuir con vuestros donativos a la estatua que estoy planeando hacer a mi abuela como premio por esta deliciosa receta jejeje.

image

Y es que, ¿hay alguien que cocine mejor que una abuela?

Disfrutad de las vacas (los que ya las tengáis) y los que no, aguantad ¡que ya falta poco!

Muchos besos

Pretzels

¡Hola reposteros!

¿Cómo estáis? El día que salga esta entrada yo estaré en rumbo desde Sevilla a Granada, pasando por Córdoba. ¡Ole! ¡Arsa! Qué ganas tenía, llevaba esperando este momento desde que empecé el curso, hace ya 6 meses. Por fin un poco de relajación y libertad, no hay que estudiar, no hay exámenes, solo fiesta y calorcito, ¡que para eso es Andalucía!

Pero esta receta es de un sitio totalmente opuesto a Andalucía, ¡es de Alemania! Si en el viaje aprendo alguna recetilla de sur, ya os la enseñare en próximos posts, jejeje. Vamos ahora con estos pretzels, que son la receta perfecta para los que no les gustan los postres muy empalagosos, ya que son como pequeños panecillos, que pueden combinar tanto con cosas dulces como con cosas saladas. Seguro que os encantan, así pues, vamos allá con la receta.

image

Receta para los pretzels (basada en la de María Lunarillos) para unas 12 unidades.

Ingredientes:

  • 500 g de harina
  • 100 g de agua
  • 170 g de leche
  • 5 g de levadura seca (o 15 g de levadura seca)
  • 5 de miel
  • 5 g de sal
  • 25 g de aceite de oliva

image

Instrucciones:

Vamos a comenzar haciendo un prefermento. Para ello usamos toda la levadura de panadería, el agua y 100 g de la harina. Mezclamos todo en un bol, tapamos con un paño y dejamos fermentar hasta que haya crecido y tenga burbujitas, aproximadamente una hora y media, o dos horas. Mezclamos el resto de los ingredientes, añadiendo el prefermento y amasamos uno o dos minutos, hasta que todo esté bien integrado. Igual tardáis un poco más, vosotros con paciencia, que el resultado merece la pena. De nuevo, hacemos una bola con la masa y dejamos fermentar, hasta que haya doblado su volumen.

Cuando la masa esté lista, la dividimos en 12 trocitos y hacemos un churro. Dejamos que la masa se relaje un minuto y damos forma al prezel. No os voy a explicar cómo se hace con palabras, porque no me ibais a entender, y una imagen vale más que mil palabras.

image

Una vez dada la forma, depositamos los pretzels en una bandeja de horno forrada con papel de horno y dejamos fermentar (otra vez, sí, otra vez) una media hora. Ahora sí que sí, pincelamos los pretzels con huevo batido, colocamos unas escamas de sal maldon por encima y… ¡Al horno! Tiene que estar precalentado, a 240 grados, por arriba y por abajo. Honramos 11-14 minutos, hasta que estén doraditos. Cuando estén listos, dejamos enfriar en una rejilla y listo.

¡Ya podemos comer nuestros pretzels! Están muy ricos con algo salado, como queso de untar, jamón York… Pero a mí también me gustan con cosas dulces, como chocolate. La sal resalta el dulzor de chocolate y esta ¡mmmmm! Lo dejo a vuestro gusto.

image

Espero que estéis donde estéis, disfrutéis de la semana. ¡Ya falta poco para las vacaciones! ¡Ánimo! Nos vemos pronto.

¡Abrazos desde el sur!

 

 

Mini croissants rellenos de Nocilla

Hola reposteros!

Lo se, debería haber subido esta receta ayer, pero es que esta semana ando liadisima. Como ya os dije, son las fiestas de mi instituto. El lunes tuve examen y al salir me tuve que poner a hacer cantidades ingentes de cookies de mantequilla de cacahuete y lacasitos (receta en el blog) para el pre-estreno de una película que hemos rodado mis amigas, profesores y yo parodiando a la mítica película “Harry Potter y la piedra filosofal”. Como no, montamos un pequeño almuerzo el martes, con su entrega de premios y naturalmente tenían que estar los postrecillos de una servidora por allí…

image

Además por la tarde tuve ensayos para que todo estuviera listo para el miércoles. Y es que… ¡Hoy es el gran día! Tras 5 años de instituto viendo como “los mayores” preparaban el Festival, hoy me toca a mí. Además el jueves tendremos fiestuqui en una discoteca y para terminar la juerga hasta una charanga. Y el viernes día libre, ¡ole!   Bueno, tras contaros todo este rollo patatero para que me disculpéis por el retraso, os dejo con la recetilla de estos mini croissants, facilísimos para que si estáis tan liados como yo, os dé tiempo a hacerla.

Receta de los mini croissants rellenos de Nocilla (os saldrán unos 20)

Ingredientes:

  • Una plancha de hojadre de calidad (si tiene forma redonda mejor)
  • Nocilla de dos colores
  • Chispitas de chocolate
  • Azucar
  • Agua
  • Un huevo batido

image

Instrucciones:

Simplemente damos forma redonda al hojaldre, como si fuera una pizza y cortamos en porciones triangulares, al igual que los cachos de una tarta, tortilla, pizza. En la foto lo veréis perfectamente. Damos un pequeño corte también en el medio de la parte ancha del trozo y colocamos una cucharada de Nocilla. Enrrollamos todos los croissants. Los pintamos con huevo batido (bastante para que queden bien doraditos) y añadimos unas chispitas de chocolate y un poco de azúcar “gordo”. Os explico. Simplemente cogemos un poquito de azúcar y añadimos unas gotas de agua. Quedará como un azúcar “gordito” que espolvoreamos por encima de cada croissant.

image

Metemos en el horno (ya precalentado) a 180°C durante 15 minutos o un poco más, hasta que estén doraditos. Mmmm veréis que olorcillo se extiende por vuestra cocina… Os aseguro que son facilísimos y deliciosos. Tan solo os diré que en mi casa somos 4 personas, hice 20 croissants y duraron 6 horas… Para que os hagáis una idea de cómo están…

image

Y bueno, finalmente también os diré que fui una de las ganadoras del concurso de Canal Cocina “Un toque de chocofelicidad”. El premio era el flamante nuevo libro dd Sandeea, “Chocolate”, que además está dedicado… Casi se me cae una lagrimilla…

image

Y bueno, mis queridos lectores, con esto concluimos por hoy. Deseadme suerte para la actuación de hoy y… ¡Nos vemos la semana que viene!

Pan facilísimo de frutos secos

Hola reposteroos!

Feliz dia 2 de diciembre a todos! 🎉🎉🎊🎊

Yujuuuu!! Fiestaaaa!! Aleluyaa!

Everybody danceee nooow! Chun chun chun!

Queee no pare la fiestaaa, don’t stop theeee… Mmmm… Bueno Clara, basta ya, estaréis pensando. ¿Pero qué fiesta es hoy? Si hoy no es ni nochevieja, ni carnaval, ni siquiera es sábado, ¡estamos a miércoles!

image

 

 

Pues si, queridos lectores. Hoy es miércoles, no se os ha colado ninguna celebración y tampoco es mi cumpleaños. Hoy es el día… ¡En el que acabo los exameneees! Si! Viva! Por fin! No sabéis las ganas que tenía de terminar y poder descansar un poco. Tengo tantas recetas pendientes de hacer, tantos libros que leer, tantas ganas de dar un paseo, que llevo un mes sin salir prácticamente de mi habitación…

Bueno, tras mi exaltada presentación causada por la felicidad post exámenes, os dejo con esta nueva receta: pan facilísimo de frutos secos. Y destaco lo de FACILÍSIMO. Porque lo es. Puede parecer que hacer pan en casa es un lío, que es muy difícil y que se tarda un montón. Nada más lejos de la realidad. Ahora mismo vais a comprobarlo…

Receta de pan de frutos secos (basado en el Iban Yarza), para unas dos barras medianas.

Ingredientes:

  • 450 g de harina normal
  • 50 g de harina integral
  • 330 ml de agua templada
  • 10 g de sal
  • 1,5 g de levadura seca de panadero (más o menos una cucharadita)
  • Frutos secos a vuestro gusto, yo le he puesto pipas de girasol, calabaza, pistachos, cacahuetes…

image

Instrucciones:

Cogemos un bol grande. Echamos el agua, la levadura y mezclamos. Añadimos la harina y la sal. ¡Y a remover! Se nos va a pegar un montón a los dedos, da lo mismo, es divertido igualmente! A mi personalmente me recuerda a los monstruos estos que son como de gelatina, que dejan un rastro de babas a su paso. No me preguntéis por qué, pero este tipo de masas pegajosas me les recuerdan muchisimo! Bueno, a lo que íbamos. Si seguimos amasando un poco, pronto dejará de pegarse. Dejamos reposar entonces la masa 5 minutos.

Pasado ese tiempo, pellizcamos un poquito la masa, estiramos hacia arriba y doblamos. Es como si estuviéramos haciendo una estrella sobre la masa, cogiendo masa de cada una de las esquinas. Si tenéis dudas, ¡comentad! Os lo intentare explicar más detalladamente, pero básicamente, ese es el concepto general.

image

Y ahora, tapamos el bol con un film y dejamos en la nevera durante al menos 12 horas. Al día siguiente la sacamos y habrá crecido un montón! Ponemos la masa sobre una superficie enharinada, con cuidado al sacarla del bol, hacedlo delicadamente, que no se “rasgue”. Dividimos la masa en dos trozos iguales y les damos forma de barra.

A continuación, colocamos una de las barras sobre un trapo húmedo. En una bandeja ya tenemos preparada nuestra mezcla de frutos secos, bien troceados. Pasamos la barra, que ahora tendrá una parte un poco humeda a la bandeja y de este modo los frutos quedarán pegados al pan. Repetimos la operación con la otra barra.

Dejamos reposar dos horas ambas barras sobre una bandeja de horno forrada con papel de horno, como veis en la fotografía y las retorcemos un poco, por las puntas.

image

Pasado el tiempo, precalentamos el horno a 250 °C  y colocamos una bandeja con un poco de fondo en la ranura más baja de todas. Cuando el horno esté listo, introducimos la bandeja de las barras y echamos un vaso de agua en la bandeja de abajo, para provocar un golpe de vapor y que así nuestro pan se haga mejor, con cierta humedad. Tened cuidado para no quemaros!  Horneamos 10 min a esa temperatura y 25 más a 210 °C.

¡Y ya está! ¿Es facilísimo a que si? Espero que lo probéis y que os guste (que seguro que lo va a hacer). Por cierto, una vez hecho podéis congelarlo bien envuelto en papel film o una bolsita y sacarlo unas horas antes de consumir, tostado queda perfecto.

Y la próxima semana… Llega la Navidad a Le Sucre Nuage!

Besos fiesteros a todos!

 

Donuuuts glaseados y de chocolate!

Hola reposteroos!

Empieza noviembre tras un necesario puente de cuatro días para mi y los demás estudiantes (algo bueno tenía que tener serlo jeje, ¡viva el día del docente!) y empieza también un mes duro para una servidora, se acercan todos los exámenes y… ¡Tengo miedo! ¡Segundo de Bach es horrible! Deseadme suerte, que la voy a necesitar… Pero bueno, al mal tiempo buena cara, y al mal mes de exámenes, nada mejor que unos donuts bien dulces y pegajosos, ¡que mi cerebro necesita azúcar para estudiar!

Asi pues, aquí vamos con la receta, que os va a saber a gloria tengáis o no exámenes, ¡que a nadie le amarga un dulce!

image

Receta de donuts (basada en la de Alma Obregón) para unas doce unidades

Ingredientes:

  • 85 mL de leche
  • 1 sobre de levadura seca de panadero (la encontraréis en la sección de levaduras y harinas en la mayoría de supermercados, ¡no vale la típica de los bizcochos o magdalenas!)
  • 60 g de azúcar blanco + una cucharada extra
  • 300 g de harina normal y 45 g de harina integral (si queréis podéis sustituir la integral por harina normal)
  • 110 g de mantequilla fría cortada en cubitos chiquitines
  • 2 huevos batidos

Instrucciones:

Calentamos la leche en el microondas para que se temple un poco y añadimos el sobre de levadura y la cucharada extra de azúcar. Removemos un poco y dejamos reposar para que la levadura comience a activarse, saldrán burbujas y tendrá un olor algo amargo, pero es normal, tranquilos.

image

Mientras tanto, mezclamos la harina (previamente tamizada), con la mantequilla, hasta que parezcan “migas”. Podéis hacerlo con un par de tenedores, pero yo lo hago a mano y me queda mucho mejor, ¡en esto de la cocina hay que mancharse un poco! Añadimos el azúcar, removemos e incorporamos la mezcla de leche y los huevos batidos. Mezclamos muuy bien, hasta que todo esté perfectamente integrado. Si os queda un poco pegajosa, podéis echar harina a la encimera y amasar hasta que no os quedéis pegados a la masa, pero sin pasaros, tiene que quedar bien elástica.

Cuando la masa este en su punto, la dejamos en un bol, la tapamos con un film y esperamos a que la levadura haga su trabajo y que la mezcla fermente durante una hora y media en un lugar a temperatura ambiente, ni muy caliente ni muy frío. Yo la suelo dejar cerca de un radiador y queda perfectamente.

image

Una vez que la masa ha fermentado y vemos que tiene aproximadamente el doble de tamaño que la inicial, la estiramos sobre una superficie enharinada hasta obtener una plancha de un dedo de grosor, más o menos, y damos forma a nuestros donuts. Yo tengo un molde con esta forma, lo encontraréis en la mayoría de tiendas de repostería, pero si no, podéis hacerlo con un vaso normal y otro más pequeñín, tamaño chupito, para hacer el redondel del medio. Y no se os ocurra tirar nada de masa, la estiráis de nuevo y hacéis más donuts.

Cuando estén listos, cubrimos con un paño y dejamos reposar unos 15 minutos. Pasado ese tiempo, preparamos una sartén con abundante aceite de oliva y freímos nuestros donuts. Como dije en la receta anterior, el fuego es un poco difícil de controlar, tiene que estar suficientemente fuerte para que los donuts no queden crudos, ¡pero que tampoco se chamusquen! Una vez fritos, los dejáis sobre un plato con un papel de cocina y… ¡Vamos con los glaseados!

Que postre hay más representativo de Estados Unidos que unos donuts bien cargados de glaseado, que hay más representativo de Estados Unidos que Hollywood, y que hay más representativo de Hollywood que películas tan míticas como las que salen en las fotografías! Sé que estos donuts no son comparables a un desayuno en Tiffany's pero... ¡Espero que os conforméis!

Que postre hay más representativo de Estados Unidos que unos donuts bien cargados de glaseado, que hay más representativo de Estados Unidos que Hollywood, y que hay más representativo de Hollywood que películas tan míticas como las que salen en las fotografías! Sé que estos donuts no son comparables a un desayuno en Tiffany’s pero… ¡Espero que os conforméis!

Ingredientes para los glaseados:

Para el glaseado tradicional

  • 200 g de azúcar glasé
  • El agua necesario

Para el de chocolate

  • 100 g de chocolate negro para postres (o con leche, según os guste la intensidad)
  • 20 g de chocolate blanco

Instrucciones:

El glaseado de chocolate es lo más fácil del mundo, solo tenéis que derretir bien el chocolate (al microondas o baño María) y cubrir con el los donuts. Con el chocolate blanco, haced unas líneas sobre el chocolate negro y vuestro postre tendrá aspecto de auténtica pastelería!

Y el glaseado normal es aún más fácil, tamizad el azúcar glasé y añadid el agua en cucharaditas hasta obtener una consistencia de yogur. Bañad con el los donuts… ¡Y listo!

image

Aunque pueda parecer una receta largisima y algo complicada por la fermentación, realmente es facilísima y en mi opinión tienen sabor a autentico donut, ¡y mucho más sanos! Así que, animaros a hacerlos, ¡qué vais a flipar con lo ricos que están!

Muchooos besos!

Brownieee!! (O el mejor bizcocho de chocolate y nueces del mundo mundial)

Hola a todos!

Continuando con las Postremporadas de este mes, con los frutos secos como ingrediente principal hoy os traigo… BROWNIEEE!

Para los que no lo sepáis, el Brownie es, como os digo en el título, un bizcocho de chocolate y nueces, típico de Estados Unidos. Y para los amantes del chocolate es uno de los mejores postres que puedan probar! Además de que esta buenísimo es súper fácil de hacer y lo mejor es que lo podéis comer os salga como os salga, da lo mismo si el bizcocho está hundido o aplastado, su sabor lo compensa todo!!

image

Receta de Brownie (para unas 6-8 personas)

Ingredientes:

  • 50 g de harina
  • 4 huevos
  • 150 g azúcar
  • 150 g mantequilla
  • 200 g chocolate
  • nueces troceadas (y peladas obviamente)

Instrucciones:

Batimos los huevos con el azúcar y  mientras en otro bol derretimos la mantequilla con el chocolate en el microondas o al baño María. Recordad que si lo hacéis usando el microondas debéis tapar el bol y calentarlo en intervalos cortitos, comprobar cómo está, y volver a calentar, para evitar que se os queme.

image

Cuando este bien derretido lo añadimos a la mezcla de huevos y azúcar. Removemos con movimientos envolventes, de arriba a abajo, para que la masa se airee bien, porque como veis no vamos a usar levadura.

Por ultimo incorporamos las nueces. Colocamos nuestra masa en una fuente plana, untada con mantequilla o aceite y horneamos 25 minutos a 180°C.

image

Lo presentamos partido en trozos y si queréis, para una “experiencia” aún más chocolateada, añadid sirope de chocolate, Nocilla o simplemente untadlo en chocolate caliente. Mmmmmm… Veréis que es el paraíso de los chocolateros y de los no chocolateros también, porque, ¿quién puede resistirse a esta delicia?

Muchos besos, de nuevo chocolateados.

image

PD: Podéis dejarme vuestras propuestas para las Postremporadas del próximo mes o las recetas que queréis que haga próximamente. ¡Los lectores siempre tienen la razón!