Macarons de limón

¡Hola reposteros!

¡POOOOORRRRR FINNNNNNNN!

Ya estoy oficialmente de vacaciones, ¡qué alegría! No os hacéis a la idea, llevaba esperando este momento desde que acabó el verano en septiembre del año pasado. Pero bueno, ya está superado segundo de bachillerato y la temida “Pau” que al final no ha sido para tanto, supongo que es lo que tiene haber tenido mucha caña en el instituto, que luego la selectividad no te parece tan difícil porque vas bien preparado.

image

Ahora me queda esperar a las notas (me las dan este jueves) y a ponerse a hacer preinscripciones y buscar residencias como una loca. ¡Esperemos que haya suerte!

Pero yo os traía hoy una receta muy rica y muy veraniega. Macarons de limón, fresquitos y ligeros. A mí me encantan, ya os he dicho alguna vez que el limón es de mis sabores favoritos… Así pues, vamos allá con la receta.

Receta de macarons de limón (basados en la receta de Megasilvita)

Ingredientes:

  • 70 g de azúcar glase
  • 130 g de almendra molida o harina de almendras
  • 60 g de claras de huevo (yo use las pasteurizadas, pero podéis usar las frescas)
  • 20 g de azúcar blanco
  • Ralladura de limón al gusto (a mí como me gusta mucho pues ralle un limón entero)
  • Un poco de colorante amarillo en gel

image

Instrucciones:

Comenzamos tamizando muy bien el azúcar glase con la harina de almendras, al menos dos veces, para que nos quede una textura fina y una superficie lisa.

En otro bol, vamos a montar las claras. Para ello vamos a usar una batidora de varillas o el utensilio batidor de la Kitchen Aid, la Termomix o lo que tengáis. Cuando comience a espumar añadimos el azúcar blanco y cuando este practimente montado el merengue (hace como “picos” que quedan pegados a la varilla y no se caen como si fueran un líquido), añadimos el colorante. Según sea de fuerte el color necesitaréis un poco más o un poco menos, lo vais viendo.

image

Ahora, añadimos la harina y el glase poco a poco al merengue, con cuidado de no bajarlo. Vamos a usar una lengua de cocina y movimientos envolventes para evitar que se caiga. Cuando este todo homogéneo, vertemos la masa en una manga pastelera con boquilla redonda y sobre un papel de horno sobre la bandeja de horno, vamos haciendo pequeños circulitos de masa, del tamaño que queramos los macarons. Podéis hacer previamente un dibujo a lápiz para ayudaros a hacer bien el tamaño.

Esperamos a que se sequen. Cuando toquemos suavemente la superficie y no se quede pegada a nuestro dedo, estará lista. Los míos tardaron una media hora, pero depende de la humedad ambiental de vuestra casa. Horneamos a 140 grados durante unos 17 minutos. Cuando estén hechos, sacamos del horno y esperamos a que se enfríen para despegarlos.

image

Vamos con el relleno. Yo he optado por una crema de lemon curd, pero podéis rellenarlos con merengue, crema de chocolate, de naranja… A vuestro gusto.

Ingredientes para la crema:

  • Un huevo
  • Un limón en zumo
  • 40 ml de agua
  • 50 g de azúcar blanco
  • 25 g de mantequilla

Instrucciones:

Es muy sencilla y sirve para rellenar lo que queráis, magdalenas, bizcochos… Simplemente mezclamos en un cazo pequeño el huevo, el limón, el agua y el azúcar y calentamos a fuego medio fuerte hasta que espese, removiendo para que no se pegue. Retiramos del fuego y añadimos la mantequilla. Dejamos enfriar antes de rellenar.

image

Y para el montaje, vertemos la crema en una manga y rellenamos el macaron y lo podemos hacer con un par de cucharillas. Ya sabéis, colocáis la crema en un macaron y tapáis con el otro.

¿Qué me decís? ¿La vais a probar? Parece que tiene mucha elaboración y es complicada, pero solo hay que seguir bien los pasos y sale solo. Y es un bocado exquisito para terminar una comida veraniega, los invitados van a alucinar. Os deseo a todos que paséis un buen comienzo de verano y que disfrutéis de este calorcito, que ya era hora.

¡Besos soleados!

 

 

Macarons de chocolate rellenos de toffe

¡Hola de nuevo!

Con la receta de hoy os transporto a la ciudad de las luces, la ciudad del amor o la ciudad de los macarons, como otros la conoceréis. ¿De dónde os estoy hablando? Del elegantisimo y mítico París. Y como podéis comprobar la receta que hoy os traigo es la de los macarons, uno de los postres mas emblemáticos de París y también de toda Francia.

Aahhhhh… Los macarons. Este es uno de esos postres que cuando empiezas a hacer repostería dices: ¡madre mía que pinta! Tengo que hacerlos, después de todo no dejan de ser dos galletitas unidas por una crema ¿no?

image

Pues no. Rotundamente NO. Estáis muy muy muy muy pero que muy equivocados. La primera vez que intenté hacer macarons yo también pensaba eso. Hasta que fui a hacer los circulitos de los macarons con la manga pastelera sobre el papel de hornear y… Paf. Ni circulitos ni nada. Todos se pegaron los unos a los otros. Vamos, que el resultado de mi primera prueba fueron unos “pseudomacaronspegados”, o lo que viene siendo una masa sin forma en el papel de hornear. ¿Mi fallo? Había dado demasiadas vueltas a la masa y se había quedado muy liquida.

Como si de una ruptura amorosa se tratara, deje pasar unos meses para recuperarme de mi decepción macaronil y lo volví a intentar. Lamentablemente con los mismos resultados. Esta vez las formas circulares aguantaron un poco mas y solo se pegaron algunos macarons. Sin embargo al meterlos en el horno no subieron casi nada y no se formo el típico “pie” que los caracteriza. ¿El fallo esta vez? Creo que monte demasiado poco las claras.

Asi que, tras esos dos fracasos mi amor por los macarons desapareció, dando paso a un odio profundo por ellos. ¡¿Por qué no me saliaaaan?! Sin embargo, tras una paradita en Niza en el viaje de fin de curso de este año… Volví a amar a los macarons. Paseando por las callecitas de la ciudad mis amigas y yo encontramos una preciosa pâtisserie y un montón de macarons en el escaparate. Así que mi amiga Nerea ( a la que también la gusta mucho la repostería) y yo no dudamos en entrar y probar semejantes delicias, seguidas por todas las demás.

image

Y finalmente, el sábado 12 de septiembre de 2015… ME SALIERON LOS MACAROONS!! Mi familia (por la cuenta que les trae) y yo, teníamos tantas ganas de que me salieran que no dimos cuartel y acabamos con ellos en un día, mirad lo ricos que tenían que estar.

Y tras esta laaaarga historia de mi relación amor-odio macaronil (que os prometí que contaría) aquí os traigo la mejor y más fácil receta de macarons del mundo mundial.

Receta para los macarons de chocolate rellenos de toffe (unos 20 macarons) (Basada en la receta de Alma Obregón)

Ingredientes para los macarons:

  • 1 clara y media (unos 45 g)
  • 50 g de harina de almendra o almendra molida (yo uso la de Vahine)
  • 100 g de azúcar glase
  • 20 g de azúcar blanco
  • 1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar

Instrucciones:

Comenzamos tamizando en un bol grande el azúcar glasé, la harina de almendra y el cacao. Yo como quería que fueran mas rústicos y que quedaran mas rugosos, solo tamicé una vez. Si quereis una textura mas fina hacedlo dos o tres veces.

image

Por otro lado, montad las claras a punto de nieve, manualmente o con la batidora, pero al igual que os he dicho otras veces, tened cuidado de que no quede ningún resto de grasa (aceite, mantequilla) en los utensilios. Cuando estén montadas, incorporad el azúcar y batíd otro poco mas.

Ahora llega un paso crucial en los macarons. Debéis echar las claras al bol con los ingredientes tamizados, y con mucho cuidado y una lengua de plástico, mezclar todos los ingredientes con movimientos envolventes, es decir, de arriba a abajo para que no se caigan las claras. Batíd hasta que este integrado y un par de veces mas, con eso es suficiente. Cómo habéis leído antes, batir mucho hará que la masa quede liquida.

Introducid la masa en la manga pastelera con boquilla redonda y sobre un papel de horno haced formas redondas. No juntéis mucho los macarons, porque pueden pegarse. Ahora, deberíais dejar que se sequen los macarons, hasta que al tocarlos con la punta del dedo no se os pegue a la piel pero ¡oooh, milagro! Con esta receta a mi no me hizo falta dejarlos secar, con dos minutos ya fue suficiente, así que los metí directamente al horno a 150 grados durante 10-13 minutos. Tras el horneado, esperad a que los macarons se enfríen antes de despegarlos. Si todo ha salido bien, el resultado serán unos macarons crujientes por fuera y blanditos por dentro y a los que les habrá salido el “pie”, una parte esponjosa en la parte de abajo de la galleta.

image

Ahora, vamos allá con el relleno.

Ingredientes del relleno de toffe

  • 20 g de mantequilla
  • 28 g de azúcar moreno
  • 20 ml de nata para montar
  • 40 g de azúcar glasé

Instrucciones:

En un cacito, calienta la mantequilla y el azúcar durante unos minutos, hasta que comience a burbujear y removiendo para que no se pegue. Retiramos del fuego y con cuidado añadimos la nata. Volvemos a colocar en el fuego y esperamos a que burbujee de nuevo. Finalmente incorporamos poco a poco el azúcar glasé, removiendo con intensidad.

Por ultimo colocamos el relleno en una manga pastelera con boquilla rizada y rellenamos los macarons. Y finalmente nos los comemos. Todos. De una tacada. ¡Están de vicio! Y la mezcla de chocolate y caramelo es mmmm ñam ñam.

image

Bueno, espero que los probéis y os salgan genial, ¡no me gustaría que tuvierais un trauma macaronil por mi culpa! Y con la próxima receta del blog inauguramos un nuevo espacio… ¿Que será, que será? ¡Tendréis que esperar al sábado para averiguarlo!

Mientras tanto, muchos besos.