Cheesecake de licor de chocolate

¡Hola reposteros!

Encaramos ya la tercera semana de septiembre… La semana en la que llegan los alumnos de primer año a la universidad… La semana en la que los novatillos caerán en las garras de los veteranos, jejeje…

Me hace mucha ilusión ser veterana, el año pasado disfruté un montón de las novatadas y tengo ganas de que los chicos de este año lo pasen tan bien como lo pasé yo. Con control y con respeto, son un modo estupendo de hacer nuevos amigos y comenzar a relacionarte con tus otros compañeros, a pesar de la timidez. Eso sí, repito, con respeto.

FullSizeRender 31 copia

Pero a los que no seáis universitarios, este asunto os dará un poco igual y seguro que no estáis liados pensando en nuevas formas de usar la harina, los huevos o la Nocilla… Así que aquí os traigo la manera tradicional de usarlos, ¿que mejor que para hacer un cheesecake con un puntillo de licor, para rematar el verano con buen sabor de boca?

Receta de cheesecake con licor de chocolate (basado en el de Alma Obregón, en su blog Objetivo Cupcake Perfecto), para unas 8-10 raciones.

Ingredientes:

Para la base

  • Medio paquete (me refiero al envase cilíndrico de plástico) de galletas Digestive o similar
  •  2 cucharadas de azúcar moreno
  • 60 g de mantequilla

Para el relleno

  • 600 g (dos envases) de queso de untar tipo Philadelphia
  • 120 g de azucar blanco
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 huevos L o 3 huevos M
  • 50 ml de nata de montar (mínimo 30% de materia grasa)
  • 50 ml de licor de chocolate (o otro que os guste, tipo Baileys, Crema de Alba, licor de caramelo…)

Para la cobertura de chocolate y licor

  • 150 g de chocolate negro de fundir
  • 120 ml de nata de montar
  • 60 ml de licor de chocolate

FullSizeRender 29 copia 2

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 180 ºC. Comenzamos preparando la base. Para ello, machacamos las galletas, las mezclamos con la mantequilla fundida y el azúcar y las colocamos en el fondo de nuestro molde redondo desmontable (previamente engrasado). Dejamos enfriar en el frigorífico mientras preparamos el relleno.

Para ello, mezclamos el queso con el azúcar. Cuando este bien mezclado, añadimos la harina y seguidamente los huevos, uno a uno, hasta que el anterior no se integre bien, no añadimos el siguiente. Finalmente, incorporamos la nata mezclada con el licor y batimos.  Vertemos la masa sobre el molde con la base de galleta y horneamos 20 minutos a 180ºC. Pasado ese tiempo, bajamos la temperatura a 120ºC y horneamos 90 minutos más, hasta que movamos el molde y solo “tiemble” la parte central. Dejamos que la tarta se enfríe bien. Mientras, preparamos la cobertura.

FullSizeRender 32 copia

Para ello, calentamos la nata hasta que rompa a hervir. Incorporamos el chocolate y mezclamos bien, hasta que se haya fundido del todo. Añadimos el licor y removemos. Dejamos reposar hasta que la tarta esté templada, momento en el que vertemos por encima la cobertura. La tarta al completo debe reposar en la nevera unas horas, por lo que yo os recomiendo prepararla de un día para otro, ya que además lleva algo de trabajo.

FullSizeRender 32

Pero bueno, en definitiva, no se tarda tanto y el resultado merece mucho la pena. Yo la preparé para una comida con amigos y la verdad es que triunfó. Os la recomiendo mucho para cualquier celebración, quedaréis como reyes.

Y yo me despido, tengo una semana muy movidita por delante… “¿Quien domina? ¡Medicina!”

¡Besos a todoooos!

Anuncios

Hummingbird cake (versión bundt)

¡Hola reposteros!

¿Qué tal se está portando agosto? ¿Mucha fiesta? ¿Estáis de vacaciones?

Yo estoy un poco triste… Ya tengo la sensación de que el verano llega a su fin y no me hago a la idea de que, otra vez, en unos pocos meses, tendré que ponerme a estudiar. Sí, sí, ya se lo que estaréis pensando todos los que trabajáis: “¡No te quejes tanto y aprovecha! ¡Que la vida de estudiante es la mejor!” Como yo no he trabajado nunca, no puedo ni afirmarlo ni desmentirlo. Lo que si os diré es que, a parte de las 6 horas de clase por la mañana, por las tardes, sobre todo en épocas de estudio, de otras 6 horitas no nos libra nadie… ¡No todo es tan fácil como parece!

IMG_6075

Pero bueno, centrémonos en que aun me quedan unos días de descanso, que pienso aprovechar para dejar preparadas unas cuantas recetas (y que así no me pase como el año pasado, que no volví a actualizar hasta verano, jejeje…) Y el postre que os traigo hoy es perfecto para culminar el final del verano con un buen sabor de boca. Porque, ¿hay algo que recuerde más al verano que las frutas tropicales? La piña, el plátano, el coco… Mmmm, ¡riquísimo!

Receta del hummingbird bundt cake, en su versión más sencilla, ¡en forma de bizcocho!

IMG_6069

Ingredientes:

  • 220 g de harina de trigo
  • dos cucharaditas de levadura
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • una pizca de nuez moscada
  • 10 nueces troceadas
  • 50 g de coco rallado (lo venden en todos los supermercados)
  • 170 g de azúcar moreno
  • dos huevos M
  • 100 g de piña natural cortada en trozos (yo use una de Mercadona que ya viene cortada en rodajas, muy rica y fácil de comer)
  • 2 plátanos hechos pure
  • 1oo ml de aceite de oliva

Instrucciones:

Comenzamos precalentando el horno a 180ºC y engrasando nuestro molde. Este bizcocho suele ser la base para hacer una tarta, con capas alternas de crema de queso, pero como yo quería hacer algo más ligero y que podamos tomar para desayunar o merendar cualquier día, suprimí el queso y me quede con el bizcocho.

IMG_6064

Batimos los huevos con el azúcar y cuando esté bien mezclado, añadimos el aceite, la vainilla, la piña, el plátano hecho puré, el coco y las nueces. Removemos para obtener una masa uniforme. Añadimos ahora los ingredientes secos, (harina, levadura, canela y nuez moscada), previamente tamizados. Solo nos queda batir hasta que todo esté bien integrado y verter la masa en el molde. Introducimos en el horno unos 35-40 minutos. Como os digo siempre, para comprobar que el bizcocho está hecho, clavad un palillo y si sale limpio (solo hay unas migas pegadas), está listo.

IMG_6082

Esperad a que se enfrie antes de desmoldar u os pasará como me suele suceder a mi, que soy tan impaciente que no espero y termino por romper el bizcocho que ha quedado precioso. Recordad, ¡la paciencia es la madre de la ciencia! No sé si de la ciencia repostera, pero es importante en cualquier caso. Eso si, una vez desmoldado, ¡atacad y coméroslo como si no hubiera un mañana! Al fin y al cabo, lleva fruta. Tiene que contar como una de las cinco raciones diarias, ¿no?

Ya sabeis, probadlo y contadme en los comentarios. Nos vemos la semana que viene y hasta entonces… ¡Feliz verano!

Tarta de tres chocolates

¡Hola reposteros!

¿Cómo estáis pasando el verano? Yo genial y es que tengo una muy buena noticia… ¡Ya soy oficialmente estudiante de medicina! ¡Bieeeeennnn!

Me queda un mes para comenzar la vida universitaria y estoy nerviosa y contenta a partes iguales. Además, quiero dejar muchas recetas preparadas, ya que como viviré en otra ciudad no voy a tener tanto tiempo para preparar postres durante el curso. Ya os iré contando que tal la experiencia, pero por ahora, toca disfrutar y descansar.

Processed with VSCO with c1 preset

La receta que os traigo hoy (muy apropiada ya que estamos de celebración) es una tarta de tres chocolates, fresquita y deliciosa, ideal para el verano. Eso sí, os tiene que gustar el chocolate, como vereis es el ingrediente principal. Vamos allá con la receta.

Receta de Tarta de tres chocolates (basada en la del libro Chocolate de Sandra Mangas) para un molde rectangular alargado

Ingredientes:

Para la base:

  • 200 g de galletas tipo Maria
  • 75 g de mantequilla derretida

Para la capa de chocolate negro:

  • 100 ml de nata líquida para montar
  • 100 ml de leche
  • 100 g de chocolate negro troceado
  • Un sobre de cuajada casi entero (dejamos un poquito)

Para la capa de chocolate con leche:

  • 100 ml de nata
  • 100 ml de leche
  • 100 g de chocolate con leche troceado
  • La mitad de un sobre de cuajada y lo que nos ha sobrado del anterior

Para la capa de chocolate blanco:

  • 100 ml de nata
  • 100 ml de leche
  • 100 g de chocolate blanco troceado
  • La mitad de un sobre de cuajada que nos ha sobrado de la capa anterior

Processed with VSCO with c1 preset

 

Instrucciones:

Primero preparamos la capa de galleta, que será la base de nuestra tarta. Para ello trituramos las galletas hasta crear una especie de arena y mezclamos con la mantequilla derretida. Colocamos papel de horno cubriendo nuestro molde y esparcimos la capa de galleta por encima, hasta cubrir bien todo el fondo. Dejamos en el frigorífico y continuamos con la capa de chocolate negro.

Mezclamos 30 ml de leche con el sobre de cuajada. Por otra parte, en un cazo, calentamos la nata con 70 ml de leche (el resto) esperamos a que hierva. En ese momento, retiramos del fuego y añadimos el chocolate negro, que comenzará a derretirse. Cuando esté bien integrado y derretido, añadimos la mezcla de cuajada y leche y llevamos de nuevo a ebullición, con cuidado de remover constantemente para que no se nos pegue al fondo. Cuando esté listo, vertemos sobre la capa de galleta del molde y volvemos a llevar a la nevera.

Processed with VSCO with c1 preset

Solamente tenemos que repetir estos pasos con cada uno de los chocolates, primero el chocolate con leche y luego el chocolate blanco. Una vez listas todas las capas, dejamos reposar en el frigorífico durante al menos 12 horas y mejor si es un día entero, para que las capas queden bien definidas.

¿Qué os parece? Puede dar la impresión de ser muy difícil, pero os aseguro que es más sencillo de lo que aparenta. Además, cuando la probeis, la repetiréis una y otra vez.

Nos vemos la semana que viene con una nueva y suculenta receta, ¡besos!

 

Cheesecake de chocolate con dulce de leche… ¡Ya en YouTube!

¡Hola reposteros!

En el post de hoy os traigo una receta y una buena noticia… ¡Le Sucre Nuage está ahora en YouTube!

Se que algunos ya lo habréis visto, por Instagram o Facebook, pero no podía faltar un post especial en el blog para comunicároslo a los que no sois amigos de las redes sociales. El objetivo de mi nuevo canal de videorecetas es que sirva de complemento al blog y que podáis ver las recetas con el paso a paso de una forma más sencilla y divertida. Intentaré subir una nueva videoreceta cada semana (o cada dos semanas).

Espero que os guste mucho, y ya sabéis, compartid el vídeo con vuestros amigos y suscribiros al canal para no perderos ninguna novedad.

Vamos ahora con un listado de los ingredientes de la receta para que podáis consultarlos aquí siempre que queráis y con el enlace al vídeo.

Receta de Cheesecake de chocolate con dulce de leche (basado en la receta del libro “Chocolate”)

Ingredientes para la base:

  • 120 g de bizcochos de soletilla
  • 70 g de mantequilla fundida

Ingredientes para la crema:

  • 150 g de azúcar blanco
  • 500 g de queso crema
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de maicena
  • 1 cucharada de dulce de leche

Ingredientes para la ganache de chocolate:

  • 100 ml de nata para montar
  • 100 g de chocolate negro
  • 20 g de mantequilla
  • Dulce de leche al gusto para decorar

Y para terminar os dejo con la videoreceta, espero que os guste.

 

¡Muchos besos!

Red Velvet Cake para San Valentín

¡Hola reposteros!

Hoy os traigo otra tarta, (¡¿Otra?! ¿Tú qué quieres, que perdamos la línea o que?) Bueno, la próxima semana prometo otra receta más “ligera” o al menos más pequeña o en porciones para que vayáis de poco en poco y no os la comáis entera de un tirón. Pero es que no podía dejar pasar la oportunidad de San Valentín para enseñaros esta tarta tan cuqui, con su colorcito granate y su crema muy empalagosa… ¡Perfecta para cautivar a vuestro amor! Y si le añadís unas fresas, frambuesas y sprinkles (chispitas vamos) de corazones, como he hecho yo… ¡Éxito asegurado!

image

Pues bueno, vamos allá con la receta, que seguro que os estáis relamiendo.

Receta para una Red Velvet Cake (en un molde de 20cm) y para unas 10-12 porciones (basada en la de Alma Obregón)

Ingredientes:

  • 120 ml de aceite de oliva
  • 300 g de azúcar blanco
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (yo uso Valor)
  • 300 g de harina
  • 1 cucharadita de colorante en pasta rojo
  • 3 cucharaditas de aroma de vainilla
  • 250 ml (una taza normal) de leche
  • 2 cucharaditas de zumo de limón

image

Instrucciones:

Precalentamos el horno arriba y abajo a 180°C y engrasamos nuestros moldes. Mezclamos la leche con el limón, quedará con un aspecto grumoso, como de leche cortada, pero tranquilos que es lo que buscamos. Tamizamos por otra parte la harina con el cacao y batimos en otro bol los huevos, con el azúcar y el aceite. Una vez que esté bien homogéneo, añadímos en tandas la harina y la leche hasta terminar. Finalmente incorporamos la vainilla y el colorante, con el que va a quedar un color granate monísimo.

image

Horneamos 30 minutos. Dejamos que el bizcocho se temple y cuando esté más frío, desmoldamos. Mientras, prepararemos la crema de queso.

Ingredientes para la crema de queso:

  • 300 g de azúcar glas (ya os advierto que queda dulce, dulce… ¡Mmmm!)
  • 125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 150 g de queso crema light (para quitarnos el cargo de conciencia jeje)

Instrucciones:

Tamizamos el azúcar glas y mezclamos con la mantequilla con la batidora. Añadimos el queso y batimos hasta que la mezcla esté bien cremosa y blanquita. Vamos a montar la tarta.

image

Montaje:

Como mis moldes tienen unas cavidades para rellenarlas de la crema, yo no he cortado los bizcochos. Pero si os salen varios, con una lira cortáis por la mitad para poder rellenar de crema. Untamos bien de crema y tapamos con la otra tapa. Como veis a mí no me queda vista la crema por el borde, pero también queda bonita si se ve la franja blanca. Con la crema que sobra, untamos el piso superior de la tarta y como veis, yo he decorado con fresas, frambuesas y sprinkles de corazón y de piedrecitas rosas, muy apropiados para la ocasión.

image

¡Ya está lista! ¿Qué me decís? ¿Os gusta? Si la preparáis podéis subirla a vuestros twitters, instagrams (si preferís podéis mandarla por direct) o facebooks y así veo los resultados. ¡Me haría muchísima ilusión!

Que paséis un feliz San Valentín si tenéis novio, novia, marido o mujer y si no pues también. ¡Que eso no lo es todo en la vida!

image

¡Besos de Cupido jejeje!

 

Carrot Cake (o la mejor tarta del mundo mundial)

¡Hola reposteros!

¿Qué tal va la semana? La mía bastante bien. Lo cierto es que este mes está lleno de cosas divertidas que compensan un poco las laaaargas tardes de estudio. Carnavales, comidas varias y quizás un viaje a Pamplona para presentar un trabajo… Los días se me pasan mucho más rápido si sé que el fin de semana hay algo interesante que hacer, así que os animo a que vosotros también os pongáis vuestras pequeñas “metas” y seguro que la semana se os pasa volando… Por ejemplo, porque no os animáis a preparar este fin de semana esta Carrot Cake que os traigo hoy…

image

Esta no es cualquier tarta. Es LA TARTA, con mayúsculas. Es perfecta para un café con unas amigas, el postre tras una comida familiar o incluso un cumpleaños, porque siempre está la típica persona a la que las tartas de chocolate, de nata, de crema, muy dulces todas ellas, no le gustan, así que esta tarta es perfecta para ellos. Con un toque a canela, naranja, queso muy suave… Y la zanahoria prácticamente ni se nota. Además, ¿contará como verdura, no?

image

Dicen que una imagen vale más que mil palabras… Y yo creo que con esta foto ya os dan ganas de comérosla enterita ¿no? Además las de este post son en mi opinión de las mejores fotos que he hecho… ¿Qué os parece a vosotros?

 

Receta para una Carrot Cake en un molde de 20cm (unas 8-10 porciones)

Ingredientes para el bizcocho:

  • 2 tazas (200ml) de harina normal
  • 2 tazas y media de azúcar blanco
  • Media cucharadita de canela
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de jengibre
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • 4 huevos
  • 1 taza de aceite de oliva
  • 2 tazas de zanahoria rallada (yo use 4 zanahorias)
  • Un puñado de nueces bien picadas

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 150 grados y engrasamos nuestro molde (mejor que sea desmoldable). Mezclamos la harina con el azúcar, la canela, jengibre, nuez moscada, sal y levadura y reservamos. En otro bol batimos bien los huevos con el aceite y cuando esté bien integrado añadimos la zanahoria y las nueces. Removemos y añadimos poco a poco los ingredientes secos que teníamos reservados. Mezclamos y cuando esté homogéneo, horneamos a esa temperatura durante 1 hora y media aproximadamente.

image

Os contaré un truquillo para que el bizcocho quede más alto y no salga ese famoso “copete” que luego tenemos que quitar para que se igualen los pisos de la tarta. Es tan fácil como colocar alrededor de nuestro molde un trapo de cocina humedecido, sin que chorree. Tranquilos que no se va a quemar. El tiempo de cocción aumenta un poco, los tiempos que os he puesto yo son con el trapo puesto. Si no le quereis poner, el tiempo disminuirá. Para saber si el bizcocho está hecho, clavad un palillo y si sale limpio, estará listo. Vamos con la crema.

Ingredientes para la crema de queso:

  • Una tarrina (300 g) de queso crema light (tipo Philadelfia)
  • Media taza de azúcar blanco
  • Ralladura de naranja
  • Zumo de media naranja
  • Nueces al gusto

image

Instrucciones:

Batimos nuestro queso y el azúcar hasta integrar. Añadimos la ralladura de naranja y el zumo y mezclamos bien. Reservamos en el congelador hasta que montemos la tarta.

Montaje de la tarta:

Cuando el bizchoco se haya templado, lo desmoldamos. Cortamos con la ayuda de una lira o un cuchillo por la mitad, formando dos capas. Extendemos la mitad de la crema de queso sobre la primera capa y colocamos unas pocas nueces sobre ella. Cubrimos con la segunda capa y extendemos sobre ella la crema sobrante, no hace falta que quede muy perfecta, a mí me gusta con un toque más rústico. Esparcimos unas nueces sobre la crema y… ¡Voilà! Ya tenemos nuestra tarta lista.

image

Sinceramente, y no es porque la haya hecho yo, esta es de las mejores tartas que me comido. Incluso mi padre que no parecía muy convencido por la crema de queso, ha caído rendido ante los encantos de mi deliciosa Carrot Cake. Espero que la probéis y que os guste tanto como a mí, aunque sea un poco más laboriosa… Al final el esfuerzo tiene su recompensa, ¡ya lo veréis!

¡Muchísimos besos carrot-cakeros!

 

Cheesecake de Tiramisú

Hola reposteros!

¿Qué tal va la semana? Parece que nos intentan meter miedo ya desde el lunes… Con esto del “Blue Monday” se hace un poco cuesta arriba el inicio de semana… Pero bueno, realmente eso son tonterías y si tú quieres hacer que tu día sea feliz, seguramente lo será. Y si no lo consigues, para eso estoy aquí yo, para lograr que tus lunes, martes o miércoles sean más dulces y divertidos!

Yo personalmente estoy deseando que sea la próxima semana, ya que van a ser las fiestas de mi instituto y como soy del último año, me toca prepararlas. Me espera una semanita de bailes, risas y juerga, que estando en 2° de Bach se agradece.

image

Así que, aquí os dejo con esta recetilla, para que aunque no tengáis fiesta en vuestros respectivos institutos/curros, ¡os montéis la fiesta en vuestra cocina y en vuestro paladar!

Receta de Cheesecake de Tiramisú (para un molde desmoldable de 20 cm) basada en la de Fit Happy Sisters

Ingredientes:

Para la base de galleta:

  • 20-25 galletas (yo he usado Tostarrica, pero podéis usar las que más os gusten)
  • 2 cucharadas de miel
  • 6 cucharadas de café líquido

image

Para la tarta:

  • 300 g de queso crema light, tipo Philadelphia
  • 2 cucharadas de maicena
  • 2 huevos
  • Medio vaso de café líquido
  • 1 pizca de canela
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 50 ml de leche Ideal (o nata líquida para montar)
  • Cacao en polvo sin azúcar para decorar (yo el de Valor)

image

Instrucciones:

Precalentamos el horno 170 °C.  Comenzamos engrasando nuestro molde con un poco de aceite y preparando la base de galleta. Para ello, trituramos bien las galletas, añadimos el café y la miel y mezclamos todo. Cubrimos con esta masa el fondo de nuestro molde y metemos en el frigorífico mientras preparamos la masa de la tarta.

image

Para ello, mezclamos el queso crema, con los huevos y la leche ideal. Incorporamos el café, la maicena, la canela y el azúcar. Batimos hasta que todo esté perfectamente integrado y vertemos sobre nuestro molde con la base de galleta. Horneamos 35 minutos a 170 grados. Depende como sea vuestro horno, quizás necesite un poco más de tiempo. El Cheesecake estará hecho cuando lo movamos y veamos que toda la tarta está firme salvo el centro, que se moverá un poco. Sacamos del horno y dejamos enfriar para desmoldar. Tras desmoldar, decoramos con cacao en polvo y listo.

image

Vereis que tiene un sabor muy rico, entre tarta de queso y tiramisú, con el toque a café, cacao y queso. Si por un casual tenéis aroma de mascarpone en casa (el sabor del queso que lleva el típico tiramisú) sería perfecto! Como yo no tenía, el sabor no es idéntico, pero aun así esta muy bueno.

image

Espero que esta receta os haya gustado y… ¡Nos vemos la semana que viene!

¡Besos!

 

 

Tronco de Navidad (o una deliciosa combinación de nata, bizcocho y chocolate… ¡Ñam ñam!)

¡Holaaa reposteros!

Continuamos con las recetas navideñas… En este caso… ¡Con un TRONCO DE NAVIDAD! Esta es una receta con mayúsculas, es la RECETA. Porque hay postres ricos, otros menos ricos, unos más dulces, otros más ácidos, unos más sanos y otros más… Bueno, dejémoslo en más calóricos jejeje… Pero luego hay postres que son… Son… Son… Ay, es que este tronco está tan rico… ¡Que no encuentro palabras para describirlo!

Imaginad un trocito de bizcocho, suave, esponjoso, jugoso… Imaginadle ahora bañado de chocolate, puro, intenso y pintado de blanco, con una nubecilla de nata, con un toque avainillado, que se deshace en la boca… Ahora juntad todas estas sensaciones… ¡Y multiplicadlas por 1000! ¡Así es este tronco de Navidad!

image

Y para que podáis disfrutar esta increíble sensación vosotros también… ¡Vamos a ponernos manos a la obra!

Receta del Tronco de Navidad (para unas 8-10 personas) basado en la receta de Webos Fritos.

Este bizcocho consta de 4 partes, el bizcocho genovés, el almíbar, el relleno y la cobertura. Os pondré los ingredientes parte a parte, para que sea más fácil.

Ingredientes para el bizcocho:

  • 4 huevos
  • 100 g de azúcar blanco
  • 120 g de harina

Instrucciones:

Precalentamos el horno a 180 °C, con calor arriba y abajo. Separamos las claras de las yemas, montamos las claras con la batidora eléctrica y cuando comiencen a blanquear y estén casi a punto de nieve, añadimos el azúcar poco a poco sin dejar de batir. Batimos también las yemas en un bol aparte y añadimos a la mezcla anterior. Tamizamos la harina y añadimos a la masa, mezclando suavemente con una lengua de silicona, con movimientos envolventes.

image

Cogemos una bandeja plana, con algo de fondo, de unos 30×25 cm aproximadamente y cubrimos con papel de horno, incluyendo las paredes. Vertemos la mezcla y horneamos 12 minutos. Mientras, humedecemos un paño, escurrimos bien, y colocamos sobre la encimera. Sacamos el bizcocho del horno y colocamos sobre el paño, con el papel de horno aún puesto. Ahora, enrollamos el bizcocho sobre si mismo, ayudándonos del trapo y el papel y tensamos un poco a la vez que enrollamos. ¡Perfecto, el bizcocho ya está listo! Solo nos queda dejarle reposar durante una hora y cuarto a temperatura ambiente. Vamos con el almíbar.

Ingredientes para el almíbar:

  • 100 g de azúcar
  • 100 g de agua
  • 2 cucharaditas de licor (Algún orujo que os guste, Málaga Virgen, moscatel, brandy…)

Instrucciones:

Ponemos en una cazuela todos los ingredientes y calentamos hasta que llegue a hervir. Removemos bien y dejamos enfriar.

Ingredientes para la crema de nata:

  • Un brick pequeño de nata líquida para montar (unos 120 ml) con un 35% de materia grasa. ¡Esto es imprescindible, si no no montara!
  • Una cucharadita de esencia de vainilla.

image

Instrucciones:

Esta vez, yo he decidido rellenar el tronco con una crema de nata, que es súper sencilla y no se tarda nada en hacer, para ahorrarnos tiempo en la cocina. Pero, si lo preferís, podéis rellenarla con crema de trufa, la misma que puse en la tarta de trufa (link aquí), de crema pastelera, la de las berlinas, los buñuelos y los petit choux (link aquí) u otra que os guste (Nocilla, mermelada…)

Para hacer esta crema, la nata debe estar muy muy muy fría, o no montará. Yo la meti 3 minutitos al congelador antes de usarla, al igual que las varillas de la batidora eléctrica. El bol en que lo montéis, también debe estar frío. Colocamos en el bol la nata y batimos a potencia alta durante unos 3 minutos, hasta que comience a tener un poco de consistencia. Añadimos la vainilla y seguimos batiendo. En el momento en el que veamos que ya tiene el aspecto de crema, paramos de batir, o se nos hará mantequilla! Reservamos la nata en el frigorífico antes de usarla, yo la hice unos minutos antes de rellenar el bizcocho, cuyo procedimiento os explicaré ahora.

Simplemente, extendemos el bizcocho (con el papel de horno) una vez pasado el tiempo de “enrollado” y empapamos bien del almíbar, con un pincel, para que este bien jugoso. A continuación, extendemos la nata sobre el bizcocho, cubriéndolo bien por todos los sitios, dejando un trocito libre, lo que va a ser el borde exterior del tronco y enrollamos, intentando que no se nos escape la nata y metiéndola un poco hacia adentro si eso pasa. ¡Perfecto, ya casi está! Ahora, con el tronco bien enrollado en el papel de horno, le dejamos reposar una hora. Unos minutos antes de que pase el tiempo, preparamos la cobertura.

Ingredientes para la cobertura:

  • Una tableta (200 g) de chocolate negro para postres
  • 50 g de mantequilla
  • 50 g de agua

Instrucciones:

Ponemos todos los ingredientes en un bol, tapamos con un plato y calentamos en el microondas hasta que el chocolate esté bien derretido. Removemos y… ¡Listo!

image

Ahora, quitamos el papel de horno de nuestro tronco. Sacamos el plato en el cual vayamos a servir el tronco y forramos con papel de aluminio, salvo en el centro, donde estará el tronco. Con cuidado, colocamos el tronco en el plato y, con la ayuda de una lengua, vamos echando el chocolate sobre el bizcocho, cubriéndolo bien. Dejamos enfriar un poco el chocolate, durante media hora y con un tenedor, vamos haciendo surcos en el chocolate, para darle el aspecto de “tronco”. Cuando el chocolate ya este perfectamente frío y solidificado, retiramos el papel de aluminio y… ¡Voila! ¡Perfecto! ¡Ya está listo nuestro tronco!

Solo nos queda disfrutarlo con los nuestros y saborear esta delicia, hecha  con nuestras propias manos. Espero que os guste y… ¡Hasta la próxima receta navideña!

 

 

 

 

 

#Postremporadas 3: Tarta de castañas y chocolate

¡Hola reposteros!

Continuamos con las Postremporadas, en este caso las del mes de octubre y cuyo ingrediente estrella son… Las castañas y las nueces! Porque, ¿hay algo más representativo del otoño que las hojas marrones cayéndose de los árboles, con el olorcillo a castañas asadas extendiéndose por las calles? ¿O los enormes sacos de nueces que comienzan a llenar las fruterías y supermercados?

image

Creo que estás recetas contienen toda la esencia de la estación y lo mejor es que al estar hechas con productos de temporada no sólo serán buenas para vuestros postres, sino también para vuestra salud y vuestro bolsillo!

Delantales puestos, manos limpias y… Vamos allá con la receta!

Receta de la tarta de castañas y chocolate (basada bastante libremente en la de La cucharina mágica)

Ingredientes para una tarta (unos 8-10 comensales)

  • 650 g de castañas
  • 350 mL de leche + la necesaria en el proceso de cocción
  • Cuatro onzas de chocolate negro para postres
  • 4 laminas de gelatina neutra (a la venta en casi todos los supermercados, las mías las compre en Mercadona)
  • Un vaso de agua fria
  • 140 g de azúcar blanco
  • 140 g de mantequilla pomada
  • 120 g de galletas
  • 60 g de mantequilla fundida

image

Instrucciones:

Untamos de mantequilla nuestro molde, desmoldable y de unos 20 cm. Machacamos las galletas y las mezclamos con la mantequilla fundida. Colocamos la mezcla en la base de nuestro molde y dejamos reposar en la nevera. Es muy similar a la base de nuestra tarta de queso (enlace aquí) Vamos ahora con la masa de la tarta.

Comenzamos pelando las castañas. Se tarda. Mucho. Es un trabajo de chinos (con perdón de los chinos). Pero merece la pena. Para ello, lavad las castañas y hacedlas un par de incisiones profundas para que sea más fácil pelarlas. Ahora introducidlas en un bol de cristal y llenad de agua hasta que estén bien cubiertas. Metedlo en el microondas, a potencia bastante alta, durante unos 20 min, para que se cuezan. Podéis hacerlo en intervalos cortos y comprobar que el agua no se sale al hervir, ¡no vayáis a liarla parda! Cuando estén listas, poneos unos guantes para no quemaros y… A pelar! No tenéis que quitarle solo la cascara dura, sino también la piel marrón oscuro que la recubre, hasta que quede de un color beis o marrón clarito.

image

Una vez peladas, colocadlas en una cazuela grande y con bastante altura y añadid la leche. Poned a potencia fuerte hasta que empiece a hervir y entonces bajadla un poco. Removed de vez en cuando, pero llegará un momento en el que comenzará a pegarse. Comenzad a añadir entonces la leche extra, un par de chorros, cuando vuelva a quedarse sin líquido, otro poco más, hasta que solo queden pequeños trocitos de castaña sólidos y el resto sea una pasta. Añadid el chocolate y dejad que se funda. Mezclad bien y retirad del fuego.

Mientras las castañas se van cociendo, poned en un plato hondo el vaso de agua y colocad ahí las laminas de gelatina para que se hidraten. En un bol aparte, mezclad el azúcar con la mantequilla hasta que se haga una crema.

Habeis retirado la cazuela del fuego, añadid entonces las laminas de gelatina (sin agua evídentemente, pero sin escurrirlas) y la crema de mantequilla y removed hasta integrar. Ahora introducid la mezcla en vuestro molde y… Buena noticia! Para esta receta no hace falta horno! Simplemente tenéis que dejar la tarta en el frigorífico unas 12 horas, la gelatina hará el resto y tendréis una tarta sencilla y deliciosa, nuevamente de auténtica pastelería!

image

Al dejar algunos trozos de castaña, el corte de la tarta queda precioso. Podéis añadir un poco de granada al servirla, el contraste queda genial. Pese a que pelar las castañas pueda ser algo costoso, atreveos a hacerla, no os arrepentiréis y es más, os aseguro que la repetiréis una y otra vez!

Muchos besos y la próxima semana os espero con una nueva receta de las Postremporadas!

#Postremporada 2: Tarta de queso con mermelada de moras

¡Hola a todos!

En el post de hoy continuamos con la segunda y última receta de la nueva sección “Postremporadas” que tiene como ingrediente estrella la mora. Esta fruta no solo da un sabor delicioso a nuestros postres, sino que además tiene importantes propiedades que pueden mejorar nuestra salud: un alto contenido en antioxidantes, vitamina A que favorece una correcta visión y mucha vitamina C, que nos ayuda a combatir los resfriados que con la llegada del otoño comienzan a hacer su aparición.

image

¿Necesitáis mas razones aún para comer moras? Mmmm… Creo que esta receta os puede ayudar, ya que las moras, en combinación con el queso y la galleta tienen un sabor único y que os dejará con ganas de más y más tarta!  Además es sencillisima de hacer, solo necesitáis unos cuantos ingredientes, un molde y muchas ganas. Aprovecho para dedicar esta receta a dos de mis amigas a las que las chifla el queso y que seguro seguro que se atreven con esta tarta. Irenis y Saris, ¡va por vosotras!

Asi pues, ¡vamos allá con la receta!

Receta de la tarta de queso con mermelada de moras (basada en la receta de Alma Obregón)

Ingredientes para la base de galleta:

  • 115 g de galletas tipo María
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 60 g de mantequilla derretida

Instrucciones

Comenzamos machacando las galletas con la picadora o simplemente aplastandolas con un rodillo, mientras las galletas están en vueltas en un paño limpio. Una vez bien picadas, sin dejar trozos grandes, incorporamos la mantequilla y el azúcar. Mezclamos bien. Una vez este todo integrado, cubrimos la base de nuestro molde (que deberá estar previamente bien engrasado con aceite o mantequilla) con la mezcla de galleta, formando una capa compacta en la parte inferior. Metemos en el frigorífico y dejamos que se enfríe. Mientras, vamos a hacer la masa de la tarta.

image

Ingredientes para la masa de queso:

  • 600 g de queso crema (aproximadamente dos tarrinas) Los puristas de la receta opinan que no es conveniente utilizar queso light ya que empeora la consistencia. Yo use una tarrina de light y otra de queso normal y me quedó estupendamente.
  • 105 g de azúcar blanco
  • 1 cucharada y un poquito más de harina
  • 2 huevos grandes
  • 45 ml de nata para montar (35% de grasa)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (yo uso el de Vahine)

Instrucciones:

Mezcla en un bol bien grande el queso, el azúcar y la harina hasta que este bien integrado. Añade los huevos uno a uno, esperando a que el primero este bien mezclado antes de incorporar el siguiente. Finalmente, echa la nata y la vainilla y remueve bien. Saca el molde del frigorífico y añade la masa de queso. Mi molde es de unos 28 cm de diámetro asi que la tarta me quedo un poco bajita, pero de mayor tamaño. Si queréis que quede mas alta, utilizad un molde de diámetro menor. El tiempo de cocción será muy parecido.

image

Con el horno precalentado a 180 grados introduce tu tarta y horneala a esa temperatura durante 15 minutos. Baja la temperatura a 120 grados y continua horneando al menos 60 minutos más o hasta que toda la tarta menos el centro haya cuajado.

Sacad la tarta y dejadla reposar hasta que se enfríe para proceder a desmoldarla. Vamos ahora con los ingredientes de la mermelada.

Ingredientes para la mermelada de mora (un tarro pequeño aproximadamente)

  • 400 g de moras
  • 200 g de azúcar blanco

Instrucciones:

Poned las moras y el azúcar en una cazuela y dejad que hierva. Deberéis ir removiendo para que no se pegue y tendréis que esperar un buen rato hasta que se forme la confitura. Esperad a que se enfríe e introducidla en un botecito. Os saldrá mermelada para cubrir generosamente la tarta y puede que incluso os sobre un poquito.

image

Ahora solo queda desmoldar la tarta con muuuucho cuidado para que la masa de queso no se resquebraje y cubrir toda la superficie de la tarta con nuestra mermelada casera. Para decorar, colocamos unas cuantas moras “al natural” sobre la mermelada y… ¡Ya está lista para comer!

Ya veréis que a todo el mundo le encanta, ¡en mi casa no duró ni un fin de semana! El crujiente de la galleta, con el sabor suave del queso y el dulzor de las moras la hacen una de las tartas de queso mas ricas que he comido nunca. Seguro que no os decepciona.

Y hasta aquí las “Postremporadas” dedicadas a la mora. En un mesecito aproximadamente tendréis de nuevo la sección más al día de todo el mundo reposteril con un delicioso fruto que sale de los árboles… ¿Se os ocurre algo? Podéis dejarme vuestras opiniones y vuestras sugerencias para las próximas recetas.

El stand de la tarta lo compre en Ikea. Me parece monismo y también tiene una tapa de cristal para cubrir la tarta después de servirla. Al fondo, el césped de mi jardín perfectamente cuidado, cortesía de Jm el jardinero.

El stand de la tarta lo compre en Ikea. Me parece monismo y también tiene una tapa de cristal para cubrir la tarta después de servirla. Al fondo, el césped de mi jardín perfectamente cuidado, cortesía de Jm el jardinero.

image

Hasta pronto, muchos besos.

Clara